Me parece fatal que haya gente que acose a _______ porque aguantar coacciones e insultos no va en su sueldo. Qué barbaridad. Va a buscar a _______ a donde se encuentre, en su domicilio, en el trabajo, dando conferencias, y le insulta, le dice todo tipo de feos adjetivos descalificativos. Incluso en vacaciones. La gente que hace escraches no es demócrata, no lo es en absoluto. Si tienes una opinión contraria a _______ no lo votes, no la sigas en redes sociales, no le rías las gracias, pero gritarle greguerías al oído mientras camina por la calle, hacerle pintadas en la fachada de su casa, de su chalet, de su apartamento, dibujar nombres de animales junto a su apodo en la calzada, aullar sin descanso para que no pueda expresarse, eso no está bonito. Si lo haces eres un facha.

Piensa en sus hijos, en su interés primordial, en cuando _______ tenga que explicarles que esos fulanos que increpan y vociferan desde la calle a su progenitor lo hacen porque odian por encima de sus posibilidades, como siempre se ha hecho en España. ¿Qué dirán los chiquillos? ¿Dudarán de la bondad de ______? ¿Alcanzarán la pubertad anticipadamente del disgusto? Sólo a un facha (o a un miserable, o a alguien que no respeta la ley) le parecerá bien y le causará gozo coaccionar al prójimo de un modo tan cercano a lo que expone el artículo 172 del código penal vigente (que puede conllevar para el culpable la pena de prisión de seis meses a tres años).

Ya está bien de normalizar actitudes erróneas e inadecuadas, piensa ________. Toda esta chusma que me injuria y acosa, que me persigue por las calles, que me acusa de mil y un chanchullo, ¿no trabaja? ¿No cotiza? ¿No tiene que sellar? ¿O es que hay gente contratada para perseguirme, para obstaculizar mi vida, para amargarme el café y asustar a mi descendencia? Yo diría que sí, que es probable y posible. La guerra sucia cada vez lo es más en el horripilante mundo de la política patria e igual que los partidos tienen en nómina encargados de machacar al electorado con discursos propios y de ridiculizar los ajenos (community managers, los llaman, los muy pedantes), ¿quién garantiza que esas agrupaciones políticas no tienen fachas de todas las ideologías en plantilla, como las viejas plañideras de antaño, especializadas en ir a lamentarse a los velatorios, para perseguir a los rivales por doquier? Pensar que no existen es ser un negacionista, algo de lo que _______ no desea ser calificado, por otro lado.

Y todo este paripé guerracivilista por el que se hacen escraches a ________, se persigue a ________ y se coacciona a _________ hace que nadie descanse, que la gente esté cabreada, que los respetos se falten y que el nivel en la calle y en el Congreso sea cada vez más chabacano. Si el acosado es de los nuestros, "esto es inadmisible" y si es de los otros, "algo habrá hecho". Podemos llamarlo el juego del facha. Sólo tiene una regla: rellene los espacios en blanco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios