Estamos más debilitados

Tenemos calles estrechas ocupadas por bares que no permiten el paso a los ciudadanos guardando las distancias mínimas, o tomamos conciencia de que esto nos afecta a todos o volveremos a tener el colapso de la sanidad

Es muy difícil intentar desligarse de las noticias nacionales cuando el país esta envuelto en una maraña derrotista debido a la crisis sanitaria que padecemos y a las gravísimas consecuencias económicas que está derivando. Con este panorama, los ciudadanos asistimos temerosos ante la calamidad política que nos gobiernan, incrédulos con lo que vemos y dudosos de que estos dirigentes estén capacitados para llevar a este país por la senda de la normalidad.

Decían que de la pandemia íbamos a salir más fuertes, reforzados. Pues no. No solo no hemos salido más fuertes, es que estamos más debilitados. La primera oleada se justificaba, si es que se puede justificar, en que era totalmente desconocida, que no se sabía qué era, ni quién era, ni cómo era. Las afirmaciones de los científicos avalaban las conclusiones. Nadie sabía nada del Covid-19.

Pero ahora ya existen conocimientos avalados científicamente. Existen medidas de prevención, cómo conseguir reducir los niveles de la infección, cómo evitar el colapso de los establecimientos sanitarios. Pero no hacemos caso a las recomendaciones científicas y además, seguimos un camino diferente de Europa.

París en alerta, Munich. Bruselas, todas con menos casos por cien mil habitantes que nosotros. Fíjense la que está formando la presidenta de Madrid (respaldada por su tropa mediática) porque el Gobierno ha tomado las medidas que ella ha sido incapaz de tomar. Con cerca de setecientos casos por cien mil habitantes le parece muy poco para tomar medidas restrictivas. Ella puede confinar diez ciudades de Madrid, pero que le cierren lo suyo, a sus votantes, es un pecado de estado. Ella, la que ha dicho que en Andalucía están los ciudadanos subvencionados. Ella (con el talento que tiene) que lleva toda su vida laboral cobrando de cargos públicos en su comunidad.

Pero Andalucía está en situación parecida. Granada sobrepasa lo permitido, pero solo cierra la Universidad. Como dicen algunos estudiantes, es más fácil tomarse una copa que sacar un libro de la biblioteca. El pasado puente vimos la Sierra colapsada, la Aldea del Rocío de igual manera, como si no existiera la pandemia.

¿No sabía la Junta de Andalucía lo que podía pasar? ¿Ha tomado medidas para el próximo puente de noviembre? Pero miremos más cerca, a nuestra ciudad, que tiene un alto índice de contagios y dos brotes en dos residencias. ¿Se puede permitir el colapso de la calle Las Cortes? Las redes lo habían denunciado, pero el ultimo fin de semana estaba igual. Calle llena con un alto riesgo de contagio por aerosoles, el mayor peligro de infección. Pero no se toman medidas, solo hace falta cumplir con las normas establecidas.

Tenemos calles estrechas ocupadas por bares que no permiten el paso a los ciudadanos guardando las distancias mínimas. O tomamos conciencia de que esto nos afecta a todos o volveremos a tener el colapso de la sanidad. Hay que ser responsables y las autoridades deben hacer cumplir las medidas necesarias y obligatorias de cumplir. No hay economía sin salud.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios