Crónica de San Juan de Dios

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

Una diáspora que parece inevitable

Despoblación. El informe de Servicios Sociales y la fuga de gaditanos se convierten en una causa y efecto

Ciudadanos pasean por la calle Ancha de la capital gaditana Ciudadanos pasean por la calle Ancha de la capital gaditana

Ciudadanos pasean por la calle Ancha de la capital gaditana / Julio González

El censo

Cádiz se pone bajo el microscopio. Al demoledor informe de Servicios sociales que describía una ciudad apática y con falta de aspiraciones, ahora se le unen los negativos datos del Instituto Nacional de Estadística en lo que a población se refiere. Si hay una clasificación negativa, ahí está Cádiz para encabezarla y, evidentemente, en los últimos 20 años es la capital de provincia que más población ha perdido.Aunque puedan parecer dos asuntos independientes, uno casi es la consecuencia de otro. El languidecimiento que sufre la ciudad desde el punto de vista social, económico y cultural es la receta perfecta para coger el primer o el segundo puente y no regresar nunca más.

La reacción política a la pérdida de población termina siendo una muestra más de ese informe de servicios sociales y es que nadie quiere asumir ninguna culpa de lo que ocurre. Los que están ahora y que tenían como bandera el regreso de los gaditanos, ven que la cosa no es tan fácil como parecía y le echan la culpa a los que han gobernado toda la vida de Cortadura para afuera. Los partidos tradicionales señalan a los que están ahora.

Nada va a cambiar por muchos titulares que se busquen. No es que haya que bajar los brazos pero es de ilusos pensar que esto va a cambiar en dos días. Cádiz tiene un problema estructural que empieza en la mentalidad de los propios gaditanos y termina en la propia configuración de la ciudad y su casi insularidad y el precio del metro cuadrado para poder acceder a una vivienda. Entre medio hay muchísimos elementos que hacen que el que tenga la más mínima aspiración de desarrollarse personal y profesionalmente, se vaya fuera.

Hay otro elemento que quizás podría maquillar los resultados desastrosos. Cádiz no puede entenderse sin el concepto de la Bahía. Las debilidades de la capital pueden ser mitigadas con otras localidades cercanas y al contrario y una de los principales ha sido el de la vivienda. El primer éxodo residencial llegó con las clases más pudientes que buscaron en lugares como El Puerto casas residenciales que superaran los pisos y, posteriormente, llegó a las clases trabajadoras que veían casi imposible comprarse un piso en la capital.

Ciudadanos

El año comienza con el horizonte de las elecciones a poco más de cinco meses. Salvo Ciudadanos, todos los cabeza de lista ya están designados.

En la formación naranja los resultados de las pasadas elecciones autonómicas en la capital le han dado una inyección de moral. Juan Manuel Pérez Dorao quiere repetir y ahora mismo en Ciudadanos no hay nadie que pueda ejercer mejor el papel que el actual portavoz municipal. Sin embargo, en un momento en el que Ciudadanos pueda ejercer un mayor protagonismo en la próxima Corporación municipal, el problema puede venir por la lista para las municipales.

Pérez Dorao y María Fernández-Trujillo han formado hasta ahora un buen equipo en el Ayuntamiento de Cádiz, pero la entrada en escena de la dirección local en la confección de la lista puede complicarle el futuro a la número dos para que entren personas más afines al aparato. Pérez Dorao, que siempre ha defendido que para repetir quiere estar rodeado por un buen equipo, se puede enfrentar a un complicado dilema. En poco más de un mes y medio se empezarán a despejar las incógnitas.

Los vehículos

El equipo de Gobierno se congratuló el pasado viernes de la adquisición de tres vehículos para la Policía Local. Estos no son tres coches que vienen a incrementar la flota sino que hay truco. A los que se refirió el que ejerció de portavoz en la Junta de Gobierno Local, Adrián Martínez de Pinillos, fueron los tres que estuvieron inmovilizados durante algún tiempo porque no se había renovado el contrato de renting con la empresa que se los suministraba. Ante la publicación en este periódico de la Policía Local por la situación que se estaba viviendo, el equipo de gobierno hizo un apaño para ganar algo de tiempo a la espera de cerrar la prórroga definitiva. El plazo se cumplía el 6 de enero y finalmente lo que ha hecho el Ayuntamiento es adquirir los tres vehículos, de ahí que el precio de la compra por los tres ni siquiera llegara a los 18.000 euros. Los que sí que van a ser nuevos son los ocho coches y cuatro furgonetas que se encuentran en proceso de adjudicación.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios