La Azotea

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

Maquiavelo no está en el Ayuntamiento

Fundación de la Mujer. La repentina oferta al PSOE se veía venir de lejos y escondía dañar a los socialistas

El alcalde José María González se reúne con los socialistas Fran González y Mara Rodríguez este miércoles en el Ayuntamiento El alcalde José María González se reúne con los socialistas Fran González y Mara Rodríguez este miércoles en el Ayuntamiento

El alcalde José María González se reúne con los socialistas Fran González y Mara Rodríguez este miércoles en el Ayuntamiento / Jesús Marín

La partida de ajedrez

Nada es casual. La ingenuidad en la política no existe. Un abrazo puede llevarte al ahogamiento. En una partida de ajedrez todos tratan pensar en el movimiento que se va a hacer y en los siguientes que se pueden producir.

La oferta del equipo de gobierno personalizada en el alcalde José María González para tratar de recuperar el poder absoluto para su partido en la Fundación Municipal de la Mujer, contando como cooperador necesario al PSOE, encerraba en verdad colocar entre la espada y la pared a los socialistas, al partido que más necesita para sacar sus políticas adelante y, sin embargo, con el que más diferencias ha tenido en estos tres años y medio de gobierno.

No era una negociación abierta a propuestas sino que traía consigo un “o lo tomas o lo dejas”, es decir, o repones a Ana Camelo (Podemos) para expulsar a María Fernández-Trujillo (Ciudadanos) de la Fundación Municipal de la Mujer, o no hay nada más de lo que hablar.

Esto era tan literal como que el propio equipo asesor del alcalde se encargó de advertir a los medios que en la reunión sólo se iba a hablar de revocar el acuerdo de toda la oposición de hace 15 meses y no de la comisión de presupuestos y otros temas como quería el portavoz socialista, Fran González.

Desde Podemos, que no es la primera vez que demuestra una nula capacidad de negociación, ni siquiera fueron capaces de añadirle un punto de maldad para revestir de sinceridad el ofrecimiento.

¿El problema es que Ciudadanos recibe el apoyo de Vox en la Junta de Andalucía para gobernar y esta formación quiere cambiar la Ley de Violencia de Género? Si ese es el problema principal, al PSOE le podrían haber ofrecido el caramelo envenenado de que Mara Rodríguez se convirtiera en la vicepresidenta de la Fundación de la Mujer y contara con el apoyo de los representantes del equipo de gobierno en los meses que quedan por delante. Maquiavelo no vive en el Ayuntamiento, aunque alguno trate de imitarlo o se lo crea.

Fran González, que si algo tiene es que sabe leer bien las jugadas y trata de anticiparse a lo que le pueda venir, estuvo inteligente en la explicación que dio al encuentro: de lo que se trata es simplemente de un cambio de cromos, uno que se quitó porque bloqueaba el proceso de elección de un gerente porque entre los perfiles que se habían presentado, pese a que cumplían los requisitos, no le gustaba ninguno o tenía a otra persona en la cabeza.

El alcalde y sus colaboradores lo que querían es que el PSOE saliera herido de este asunto de cualquiera de las maneras. Si decía que sí, porque daba un bandazo y donde antes dijo una cosa, ahora hacía lo contrario. Si la respuesta era negativa, tal y como ha ocurrido ahora, sabe que le espera aguantar el tirón de los ataques de Podemos y Ganar Cádiz con eso de que sostiene a un partido que está aliado con Vox. Al final ha tomado el camino más lógico y, posiblemente, el que menos perjuicio le puede producir.

En la última Ejecutiva Local socialista había entrado Luis Ben con el objetivo de buscar puentes con el equipo de gobierno para tratar de llegar a acuerdos que fueran beneficiosos para la ciudad y reducir la tensión. Sin embargo, o la tarea es imposible y se ha dado por vencido, o es que su misión no está dando sus frutos.

El rector

Hay alguien que no es político aunque a casi todos los partidos les gustaría contar con él. Eduardo González Mazo, el rector de la Universidad de Cádiz, apura sus últimos meses al frente de esta institución. Se va a ir dejando logros a nivel universitario como el Cei.Mar y otras muchas cuestiones. Sin embargo, por lo que viene a esta sección es porque posiblemente ha sido el mejor rector de la historia de la Universidad de Cádiz en lo que se refiere a la incidencia urbanística que puede tener en la ciudad. Hay proyectos que ha visto acabar, como el colegio mayor, otros que están cerca, como el Olivillo, y unos terceros que ha pergeñado y que están en desarrollo, como la Escuela de Magisterio en Valcárcel o el convenio que ha firmado con el Ayuntamiento de Cádiz por el que el Rectorado pasa al Centro Reina Sofía y que afecta a otros equipamientos, como la pérgola de Santa Bárbara.

Dicen que en uno de los últimos claustros universitarios, Eduardo González Mazo se llevó un gran aplauso de todos los miembros. Ojalá que el que lo vaya a suceder tenga también esa visión de Universidad que debe tener incidencia en el terreno donde convive.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios