Análisis

Rafael Duarte

Las cosas del verano

Imagino una fábrica en el Parque del Mar que fabrica mediocres y progres

La tertulia Maitinalia se inicia, como ya informamos, a las 06.00 horas. Hora que tiene sus pros y sus contras, como casi todo. Y aclaramos la cuestión, asunto o tema, porque hay gente que critica el nombre. A este respecto comentamos que San Isidoro de Sevilla en sus Etimologías divide la noche en siete partes: vesper, crepusculum, conticinium, intempestum, gallicinium, matutinum y diluculum. Y el humanista Alfonso Fernández de Palencia en su Vocabulario universal en latín y en romance dividió la noche en ocho partes. Cambió véspero por tarde y quitó matutino para añadir antelucano. Sírvanse ustedes para bautizar tertulias, corrillos, mentideros y porcucírculos, que a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga (Cervantes).

Es la Isla. La gran isla impía de boca chica. La de cátedra en mostrador. La que despelleja la liebre pero se hace animalista.

El ínclito y ubérrimo profesor Vázquez Bermúdez, trae a colación el mapa de esta ínsula de Fray Gerónimo. Yo acerco el conocimiento divulgativo de otro premio alcanzado por el Dr. Chamorro hace cuatro días en Letras con Arte. Primer finalista. Con derecho a publicación y libro. Pues ya verás cómo nadie lo llama para felicitarlo. Pero nosotros lo hacemos en tertulia, dixit Andrés Castilla que escribe letras de flamenco a su mujer. Juan Carlos Carrillo se muestra muy interesado. La tertulia comienza. David Orce, Desi Gómez, Juan Sánchez Morillo, Melchor Ramos Alba, Jesús Rodríguez Benzo, Librado de la Concepción Rodríguez…

En la Isla, insuliana, baratariella, no se arregla ná o casi ná. Me niego a parlar de política y menos aquí donde el deterioro es más notable y notorio que en ningún sitio. Sustine y abstine es el lema de maitinalia. Mejor me sabe en tetra brik la sopa/y el tinto con la mosca y la zurrapa/ que político añejo con gualdrapa/ Vestidos con medalla y buena ropa… Ah, Quevedo, que en vez de la torre de Juan Abad, parece que viviera en la Casa de Lazaga…

Si no hablo de mi pierna no cortan. Hablo de la fascia lata emocional y esotérica. Del derecho a estar triste, de acoger la tristeza como un lado profundo del alma. ¿En la Isla, sede del Juan Sebastián Elcano no se hace nada por el V Centenario? En el Club Naval de Oficiales su junta directiva anda en ello para el nuevo curso. Afirmo.

La Isla es una unidad de destino en sus desatinos, dice Vázquez. San Isidoro era polímata. Ya hay quien empieza a llamar a la ciudad la Isla pies de plata, por lo sucia y … Callad. El presidente de la tertulia, José Acosta, dice que la isla es insaculatoria, perisóloga y resentida, por este orden. Que aquí se fabrican enemigos a troche y moche. A mansalva. Me imagino una fábrica de emprendedores, en el parque del Mar, fabricando mediocres y progres. Siento sentimientos -pleonasmo obliga- amargos bajo la imposibilidad humorística. Todos los cargos paran en cargos. Y así son eternos.

Veo la fugacidad del tiempo en esa frase. El abandono y el olvido. Falta la vida. Asiste lo vivido. Soy un fue y un será y un es cansado…El mejor poeta cantó así mi derecho a sentir. Pienso que alguna vez será mejor la Isla. Salgo de la tertulia. Hay niebla baja. Al fondo de la calle, la niebla, con su alma de mar, rodea la Isla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios