Análisis

Paco Perea

Periodista

De cine

El Cádiz encara la segunda vuelta ocupando un puesto de ascenso a Primera División, o lo que es igual, a la Liga Santander. Su trayectoria hasta aquí ha sido impecable, haciendo buena la filosofía de Domingo Balmanya -ex seleccionador nacional y ex entrenador cadista- que decía que el mejor ataque era una buena defensa.

Así, y tras veintiuna jornadas, el equipo amarillo sólo ha encajado doce goles, seguido del líder Huesca que ha recibido uno más. En consecuencia, al Cádiz le ha bastado marcar un gol para anotarse un puñado de puntos. Llegado a este extremo, y sin restar méritos a ningún otro jugador, cabe destacar a un hombre sobre el resto: Alberto Cifuentes.

Y es que la brillante actuación del cancerbero ha sido fundamental para que el equipo ocupe uno de los puestos que dan opción al ascenso. Cifuentes, ya digo, es un firme baluarte: es seguro bajo los tres palos y un puntal cuando tiene que abandonar el marco y jugar con las piernas. Salvando las distancias, a mí me recuerda al portero alemán del Barça Ter Stegen, y certifico esto con absoluta convicción. Ya sé que un equipo lo conforman un portero y diez jugadores de campo, pero quiero destacar a Cifuentes porque gracias a su soberbia actuación el Cádiz es el equipo que menos goles ha encajado de la Liga 1|2|3. Insisto que bajo el marco se muestra sobrio y fuera de él sabe jugar la pelota de forma convincente.

Por eso digo que al hacer un balance de la primera vuelta del Cádiz hay que resaltar la actuación del bueno de Alberto Cifuentes. Un gran "actorazo" bien sea bajo los tres palos, bien saliendo para llegar a un balón franco. En él tiene el Cádiz una de las claves del éxito del equipo de cara a iniciar la segunda vuelta con el Córdoba como rival en el Ramón de Carranza, Cifuentes está de cine…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios