Recientemente me contaron un chiste que, aunque referido originariamente a otro país, me pregunto si, por desgracia, no se podría aplicar también a España.

Un pescador de cangrejos regresaba a su casa satisfecho tras una provechosa jornada, llevando dos cestos llenos del fruto de su trabajo. En el camino se encontró con un amigo que, al verle, le preguntó: "¿Llevas cangrejos en los dos cestos?". "Sí", le dijo el pescador. "¿Y cómo es que llevas una cesta tapada y la otra no?". "Llevo una cesta tapada para que los bichos no se escapen". "¿Y por qué la otra va destapada? ¿No tienes miedo de que se vayan?". "Oh, no, no hay peligro -respondió el pescador-. ¡Son cangrejos españoles y en cuanto uno quisiera salir los demás se encargarían de cogerle de la pata y tirar para abajo con él!".

Hasta aquí el chiste. ¿Nos retrata?

Y ahora el sueño. Soñé que, hace unos días, en Bruselas, los líderes europeos se reunieron para repartir muchos miles de millones y poder hacer frente a la crisis creada por la pandemia. Todos los gobernantes estaban allí, tratando de conseguir lo mejor para cada uno de sus países. En mi sueño vi a Pedro Sánchez y a Pablo

Casado, sonrientes, dándose la mano y deseando que España lograse los mejores resultados en ese encuentro para el que ambos, con sus asesores, habían preparado en común la posición de nuestro país. Sí, ya sé que el bipartidismo acabó, pero ustedes disculpen que mis sueños no son de alta gama y no están para esas sutilezas.

Luego me desperté y el sueño se acabó. Viendo la sesión del Congreso y leyendo la prensa, lo que empezó fue la pesadilla.

Ahora que todos tratan de encontrar una vacuna contra el virus, ¿no podría alguien desviarse un poco de ese objetivo y buscar algo que nos curase de nuestra incapacidad absoluta, visceral y adeneística de entendernos? Yo creo en los milagros, pero preferiría no tener que acudir a ese método. ¡Una vacuna contra algunos aspectos de nosotros mismos, por favor! ¿Es mucho pedir?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios