El tiempo había pasado, ya casi ni nos acordábamos de la pandemia, y solo los informativos tarareando el numero de contagiados, que subían y bajaban como una montaña rusa, unido al dolor de los que aún fallecían, nos devolvían a la realidad de la mascarilla.

Las vacunas, de mil nombres ya desconocidos, eran pasado, y pocos eran los que no se habían vacunado, en el aire, soplaban vientos. El levante en calma se adueñaba de las calles, y el frescor de la noche era un el sueño de una noche de verano que no llegaba.

El Puerto, como venía ocurriendo desde siempre, retornaba a sus noches de verano, con sus terrazas, sus barras restringidas y sus mesas preconfinamiento; miles de personas recorrían las calles en busca de una extraña paz, en busca de una simple cerveza, en busca de la sencillez perdida tras los meses de miedo.

De vez en cuando un hecho, para algunos aislado, para otros el constante día a día, enturbiaba la noche, dejándonos ese mal sabor de boca que a nadie gusta, hechos de sillas voladoras que solo vieron unos pocos, pero que muchos afirman vivir. Para colmo, las escasas patrullas parecían cogerle gustillo a la multa, y volvían adentrase en las calles confluidas para hacer cumplir las normas de cierre.

El Puerto volvía a oler a verano, a un verano ni distinto ni diferente, pero que nunca sería igual a los anteriores. Yo, desde la terraza, terminaba la cerveza, viendo como miles de desconocidos ocupaban las calles. Cómo se notaba que las ganas de salir se adueñaban de todos, sobre todo de turistas nacionales en busca de la gastronomía de la ciudad. Apure mi copa, la dejé sobre la mesa y me dejé acariciar por el calor de la noche. El Puerto, aún con ese calor sofocante, tenía algo mágico, era un calor marinero, salado, acogedor, como la barra de los bares, en donde a pesar de todo, la cerveza fresca bien tirada hacía olvidar el hacinamiento… me envolví en mi levante salado y gocé, gocé de un calor marinero que solo El Puerto conocía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios