Análisis

José guerrero 'yuyu'

Una de cal y otra de arena

Se ha perdido la confianza y puede que algo de suerte, siempre tan necesaria en esto

La base de un ascenso o de cualquier título siempre ha sido la fortaleza en casa. Otros iban un paso más allá y hablaban de la media inglesa, o sea ganar en casa y empatar fuera. Esta media dejo de tener sentido con las ligas de tres puntos, porque si ganas en casa y luego ganas fuera uno de casa tres partidos es como si hubieras empatado los tres. El Cádiz consiguió esa fortaleza casera (y a domicilio) de manera espectacular en la primera vuelta. Pero en la segunda, ay las segundas vueltas, no hay manera de enlazar dos o tres resultados positivos. El equipo cadista solo ha conseguido un triunfo en sus últimos seis partidos en casa, sumando solo seis puntos de los dieciocho en juego. Así va a ser complicado mantenerse ahí arriba, porque el colchón de puntos se agotará tarde o temprano si no se le mete saldo al móvil.

Lo que sucede en estos casos es que en cuanto llegan los malos resultados si se opina de ello todo el mundo habla de presión, de no criticar al equipo, etc, etc. A ver, queridos, hablar de esto no es criticar a nadie, porque el Cádiz está realizando una campaña más que meritoria y, pese a todo, sigue líder a seis puntos del tercero. Lo que sí es cierto es que no debemos enmascarar una realidad con el consabido discurso de que la Segunda división es muy complicada y que todos los rivales te pueden ganar. Efectivamente, eso es así, pero no es ese el tema que estamos tratando. De lo que venimos hablando en estas últimas semanas, sin restarle nada de mérito al equipo, es que, probablemente, esta media de números no nos va a bastar para estar peleando por el ascenso directo. Oiga usted, que si resulta que es que el equipo no da más de sí, que el físico pasa factura o que esto es lo que hay, pues nada, se pelea hasta donde se pueda y no hay más que hablar. Pero sigue llamando poderosamente la atención esas espectaculares primeras vueltas y ese fundido a negro en las segundas. El equipo es el mismo, el entrenador es el mismo, misma afición mismo todo, pero hay algo en el ambiente que, en cuanto empieza a torcerse todo un poco, a todos nos entran las dudas.

Sigo insistiendo en que todo esto es algo psicológico. Ni se ha perdido toque, ni juego, ni calidad ni ideas. Se ha perdido la confianza, y puede que algo de suerte, siempre tan necesaria en esto. El Cádiz se asfixia en cuando se aparta del camino de la victoria. Lo hace de modo global y partido a partido. En cuando nos expulsan a alguien se nos va la olla y tiramos más del corazón que la cabeza. Llegados a este punto, ¿que hace más falta, ganar sin brillantez o recuperar juego, sensaciones y confianza pese a que se pueda perder algún partido?.

Hombre yo firmaría ganarlo todo sin brillantez alguna, que duda cabe, pero si hay que perder que sea demostrando solidez y empaque. A un equipo que está todos los años peleando por el ascenso, como este Cádiz, no se le puede reñir en exceso. Claro que no. Pero es que nos acostumbra tan mal a mitad de temporada que no queremos que nos sepa a poco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios