No, no es el futuro lo que tenemos por delante. Es el presente que ya está aquí. ¿No te das cuenta? Hemos dejado de consumir tonterías. Hace tiempo de que dejamos de comprar lo que nos venden los anuncios. De hecho, ya no vemos ni anuncios. Es más, es que no hay ni anuncios. Aún diría más, no hay ni empresas anunciantes ni periódicos donde poner anuncios. De hecho, hace tiempo que los periódicos perdieron su lugar y mis artículos, estos artículos, no los lee nadie, sino que los oye mi entorno cuando los recito en público.

Nos hemos olvidado del café de Colombia, de la perca del Nilo, de los boquerones asiáticos y los microchips que cruzan medio mundo, y basamos nuestra dieta en la remolacha, la uva, la retinto, la payoya y las acedías. Al no haber chips, nos comunicamos de nuevo a viva voz, y nos entretenemos con cantes propios y en ferias y corrales de comedias. Solo conservamos la alta tecnología para las urgencias médicas, pues el paracetamol de hierbas y el orfidal de hongos cumplen bien su función. Se acabaron los viajes siderales de bajo coste, los cruceros que no van a ninguna parte y hemos vuelto a movernos en bicicleta, carromato o barcas de madera. Adoptamos rituales ancestrales que nos protegen, que saben leer nuestro porvenir o, al menos, que nos regalan alientos de esperanza.

De pronto, volvemos a respetar y admirar a la gente anciana, las escuelas sirven para enseñar y la universidad recupera su esplendor como fuente y pozo de saber. Hemos abandonado la discriminación y por fin el egoísmo y el individualismo se consideran, no solo pecados, sino conceptos del pasado, permitiendo que el comercio sea salubre y solidario, que la gente se cuide y se apoye entre sí para superar los obstáculos de la vida. Qué suerte hemos tenido con el último apocalipsis.

Lo que no hay manera de cambiar, ni con pandemias ni cambios climáticos ni alcaldes influencers, y mucho que me duele, es que seguimos yendo a la playa los domingos y tirando los envases al suelo. ¡Hasta cuándo!

conexioncastillito.wordpress.com

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios