Análisis

Juancho ortiz

El bono eléctrico, cuestión de voluntad

Hay que pensar más en las familias vulnerables gaditanas que en las de clase alta de Roche

Con este titular, José María González Kichi, alcalde de Cádiz, publicaba una tribuna de opinión en este diario el 25 de junio de 2017, cuando formaba parte de la agrupación electoral de Por Cádiz sí se puede, con la que Podemos se presentaba a las elecciones dos años antes.

En aquella tribuna de opinión Kichi defendía el bono social eléctrico local que Podemos quería implantar frente al bono social eléctrico estatal, por un lado, y por otro criticaba al Partido Popular por no firmar en el Consejo de Administración de Eléctrica de Cádiz el mencionado bono social local. Pero curiosamente el PP sí lo firmó, y pidió que se informara sobre la legalidad del citado bono. La Dirección General de Tributos se pronunció informando que se estaría cometiendo una ilegalidad en la forma que Podemos quería establecer el Bono Social Gaditano, y que podría incurrirse en su caso en responsabilidad penal.

El Partido Popular planteó en aquellos momentos que la empresa municipal Eléctrica se acogiese al bono social estatal para proteger al 80% de las familias gaditanas (55 mil familias según cálculo hecho por el edil de Podemos David Navarro recogidas en prensa el 5 de octubre de 2018). Y lo planteó por varios motivos. El primero porque Eléctrica puede hacerlo, ya que cumple los requisitos legales para ello. Kichi lo sabe porque se lo comunicó a la empresa la propia Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio de Transición Energética a una consulta en 2018. Le dijo que podía compatibilizar la actividad de suministro de referencia con la comercializadora en el mercado libre.

El segundo motivo era porque cada año Eléctrica de Cádiz (como todas las Eléctricas de España), aportaba y aporta cientos de miles de (en el caso de Eléctrica de Cádiz medio millón) para financiar el bono social estatal sin que ninguna familia gaditana pueda disfrutar del mismo, pero sí el resto de españoles. Es decir, Eléctrica de Cádiz decidía beneficiar al resto de ciudadanos españoles dejando tiradas a las familias gaditanas por una decisión política, ya que el bono social estatal fue creado por el PP y había que negar del modo que fuera poner de relevancia este hecho. Y todo ello a costa del sufrimiento de familias vulnerables gaditanas, y derrochando más de un millón de euros hasta la fecha.

El pasado 29 de enero el PP presentó una enmienda al Pleno del Ayuntamiento solicitando que la empresa municipal Eléctrica de Cádiz se acogiese al bono social estatal para poder ofrecerlo a los gaditanos sin recursos, así como solicitar al Gobierno de España que redujera el IVA de la luz, al igual que tienen el resto de países europeos a un 5, 6 o 10%, y no al 21%.

La enmienda no pudo salir adelante porque Kichi y el PSOE votaron en contra. Son en esos momentos cuando quedan en evidencia las miserias políticas de los populistas que no han dudado nunca en usar a las personas sin recursos para hacer demagogia. Como ahora, cuando pese a haber bajado en estos días el precio de la luz, Eléctrica de Cádiz no repercute esa bajada, recuperando los beneficios de meses anteriores.

No me parece mal que la empresa pública eléctrica haga negocios en la urbanización de lujo de Roche, como hemos conocido, aunque sus dirigentes se contradigan constantemente con su ideal antisistema y populista. Pero al ser municipal hay que pensar más en las familias vulnerables gaditanas que en las familias de clase alta que viven en Roche. Pero como bien dijo Kichi, eso es cuestión de voluntad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios