Puente de Ureña

Los barcos y los toros

Llega agosto, las olas de calor se suceden, los toros embisten en oleadas, y los barcos capean el temporal

Aproximadamente, el veintidós de junio, comenzando el verano, hablé de las palabras que, usadas en la marina o en los toros, en su doble acepción, poblaban sus campos semánticos. Llega agosto, las olas de calor se suceden, los toros embisten en oleadas, y los barcos capean el temporal. Más como el léxico es más amplio, ilustremos con humildad, a este Cádiz que espera el congreso de la lengua y que maneja su coiné desde in illo tempore.

Y como comencé por capear, diré que es disponer las velas de la embarcación de modo que navegue poco. Y en tauromaquia es efectuar suertes con la capa al toro o al novillo. Claro que capa es en marina la cantidad que cobra el capitán de la nave y que consta en la póliza del fletamento. Y capa, que en latín significaba capucha, de caput, itis, cabeza, es la que usan los toreros para su oficio.

Pasemos al toro, que en caló es denominado burel, en su segunda acepción por la Real Academia, es macho bovino adulto, pero en náutica los bureles eran los palos redondos y afilados que se introducen en la gaza del cuadernal de un aparejo.

En el mundo ganadero, ahora que estamos con la res, se cita mucho a la reata. Con ese término lingüístico, se define en la jerga taurina, a la familia de sementales y hembras de donde deviene la buena genética de los futuros toros. Pero en los barcos las reatas eran los cabos con que se trincan los chapuces o jimelgas a la arboladura y refuerzo de madera en forma de teja, y de largo variable, que se da a los palos, vergas, etc.

Si entramos en la muleta, hallaremos la metafórica definición de flámula…En la Academia se define como grímpola o gallardete, y viene de llamita porque flamea. La muleta taurina montada en el estaquillador, se mueve, roja como una llama.

Ya entrados en faena, recordemos que el traje de faena lo usan los marineros también, vamos a dar un molinete, que es la suerte de la lidia en que el matador gira en sentido contrario a la embestida del burel, ciñendo la muleta al cuerpo y dándole salida. Pero en el bajel el molinete era una especie de torno dispuesto horizontalmente y de babor a estribor a proa del palo trinquete.

Vamos a utilizar el rizo, que en marina define a cada uno de los pedazos de cabo blanco o cajeta, de dos pernadas, que, pasando por los ollaos abiertos en línea horizontal en las velas de los buques, sirven como de envergues para la parte de aquellas que se deja orientada, y de tomadores para la que se recoge o aferra, siempre que por cualquier motivo conviene disminuir su superficie.

En tauromaquia el de los rizos, es la melena en la cara del toro que señala su edad. Y la palabra cabo, Cabo. Militar de la clase de tropa superior al soldado.

En tauromaquia son piezas sueltas como aditamentos o adornos, extremos de la pasamanería como caireles y machos que en algunos vestidos son de color diferente al resto de la guarnición. En ambos casos derivan del caput-itis, cabeza. Punta. Extremo. Es muy ilustrativa la filología y sus campos semánticos. En este caso tan extremos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios