Balas de plata

Postureos diputariales

Si hay algo que me molesta en un momento como el actual es que nuestra clase política se dedique a hacer el payaso regalando postureos en los estrados del Congreso

Si hay algo que cada vez me molesta más es que en un momento como el actual, en el que parece que se avecina un segundo rebrote del Coronavirus y, quizás, un nuevo confinamiento, nuestra clase política se dedique a hacer el payaso regalando postureos en los estrados del Congreso. Sí, ha leído bien. El payaso. Cómo llamaría usted a que una marabunta de diputados infrinja la normativa y se cuele en el hemiciclo sin respetar distancias de seguridad para, según el portavoz de Cs, "atronar" las intervenciones del presidente Sánchez (bello verbo, ese de atronar, se nota que Edmundo Bal es abogado). Pues eso, una payasada.

¿Y qué decir de las intervenciones de Pablo Casado, intentando socavar la confianza de los socios del gobierno con llamadas a esas uniones extrañas que hacen en Europa? Postureo puro y duro. Casado odia a Sánchez y jamás pactaría con él. Y su electorado tampoco se lo perdonaría (me refiero al electorado que votó a Vox en las anteriores elecciones, claro).

Pablo Iglesias exhibe postureo al criticar las resoluciones judiciales que revocan los beneficios penitenciarios de los presos independentistas mandándolos de vuelta a las cárceles catalanas. Dice el vicepresidente del gobierno que "políticamente, la suspensión de la semilibertad de los presos independentistas es una mala noticia para los que defendemos el diálogo para afrontar el conflicto". Y lo dice sin que se le caiga la cara de vergüenza, como si se le hubiera fastidiado un plan para cenar o algo. Jolines. El veterano facedor de escraches nos deja claro que la justicia es, para él, una mera herramienta política que, actualmente, pareceestorbarle. Imagino que el cáustico Rufián le habrá retirado el saludo por los pasillos o algo así.

Puestos a posturear encontramos también a Quim Torra, que ha soltado una andanada de descalificaciones (indigna de un presidente autonómico) destinada a quedar bien con su electorado o con el electorado de enfrente de su casapuerta. Dice Torra que estamos en una dictadura como la turca o la china y se queda tan ancho, claro: graznar es gratis.

¿Y qué decir del postureo de Santiago Abascal? El líder de Vox ha anunciado a bombo y platillo que presentará una moción de censura contra Pedro Sánchez en septiembre, al tiempo que acusa al resto de partidos de hacer política estratégicamente. Et tu, Brute? ¿Dónde estaremos en el noveno mes del año veinte? ¿Irán los niños a las escuelas? ¿Habrá descendido el Fuenlabrada? Abascal farda de moción a sabiendas de que es prácticamente imposible que salga adelante, pero de ese modo parece que está haciendo "algo" –postureo- y señala a los adversarios para que alienten esa moción o se posicionen con las rojas hordas del enemigo. Si eso no es estrategia, que baje Kasparov y lo vea. El presidente del gobierno le ha respondido con acidez: "¿por qué esperar a septiembre? plantee la moción ya", le ha espetado. No tienepinta de que Abascal recoja el guante: no le ha pedido a nadie que le sujete el cubata (supongo que para evitar contagios).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios