DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

Pilar cernuda

La arriesgada jugada de Arrimadas

Arrimadas apoyó la prórroga para demostrar sentido de Estado, pero su decisión provocó un debate interno que, de momento, se ha saldado con la renuncia de afiliación de Juan Carlos Girauta y Carina Mejías.

Arrimadas logra que Sánchez tenga contactos semanales con ella, que no tomará decisiones sin comunicarlas antes a la oposición y que desvincula del estado de alarma los pagos de los ERTE y las medidas económicas prometidas por el Gobierno. Sería buena contraprestación si Sánchez tuviera palabra, pero éste ha dado muestras de faltar a ella sistemáticamente. A pesar del sí, Arrimadas no se mostró nada condescendiente con el jefe del Ejecutivo. Le afeó el fondo y las formas con las que ha combatido el virus, tarde y mal, y advirtió también de que el apoyo actual se circunscribía sólo a la prórroga del estado de alerta.

La apuesta de la presidenta de Cs ha sido muy arriesgada porque avala a un presidente que acumula errores monumentales y que gobierna con Podemos, que no defiende lo mismo que los votantes de Cs. Es un presidente que miente y que no muestra el menor respeto a la oposición. Arrimadas cree que ha hecho lo que tenía que hacer y ha demostrado valor. Que sea un salto importante en su trayectoria, o un salto al vacío, lo demostrará el tiempo.

Es complicado comprender a Casado. Los últimos días se situó en el no con argumentos sólidos, pasó luego al no o la abstención tras hablar el lunes con el presidente, pero cuando no era necesario su apoyo, se decidió por la abstención, cuando las consecuencias de su no eran ya irrelevantes.

Seguro que habrá analizado su posición, tan aceptable como el no. Pero no se entiende el discurso tan demoledor, brutal, descalificatorio, en lo político y en lo personal, al presidente. Daba la impresión de que lo escribió cuando pensaba oponerse y no se tomó la molestia de suavizarlo. El resultado de su intervención fue de total incongruencia. No acaba de encontrar su sitio como líder de la oposición.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios