DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

Pilar cernuda

¿Quién aconseja a Pablo Casado?

Prometían un número dos por Madrid que causaría sensación... y Pablo Casado ha decidido que sea Adolfo Suárez Illana. Ha sido una apuesta del líder del PP, lo cuenta la gente de su entorno, cuyo entusiasmo es perfectamente descriptible. Suárez Illana es buen chico, pero sólo eso. Ya tiró Aznar de él con escaso resultado, y eso que su padre estaba en primera fila el día de su estreno mitinero para avalar con su presencia la aventura política de su hijo mayor. Fue un fracaso, y renunció a su cargo manchego porque cuando alguien fracasa tiene que renunciar.

Insisto, es buen chico, pero le faltan energía, empuje, entusiasmo, fuerza, verbo y talante. Si Casado piensa de verdad que representa lo que significó su padre, la Transición, entonces es que no entiende absolutamente nada. Y desde luego el número dos de Madrid, lugar que se reserva siempre para la persona a la que el candidato marca como el delfín, no es el que se esperaba. A no ser que Casado, en el improbable caso de que gobierne si sigue cometiendo tantos errores, efectivamente tenga en la cabeza designarlo vicepresidente.

No se sabe bien quién aconseja al líder del PP, y esto se lo ha dicho a esta periodista alguien con peso en el partido, que concluye que el principal asesor de Casado es él mismo. Así pasa lo que pasa. Además de hablar con la gente, lanzar propuestas y patearse España de arriba abajo, es importante hacer caso a los leales del partido, los que cuentan las verdades del barquero. Si encima tienen experiencia de campaña, saben cómo reacciona la gente ante las listas, saben pulsar la calle y tienen idea de quién cae bien y quién no, el líder tiene más papeletas para ganar o, por lo menos, para incrementar su voto.

Sánchez sigue subiendo en las encuestas. Escucha a Iván Redondo, que de mensajes electorales y de fichajes sabe tela. Si Casado sólo da por válido su propio criterio y sólo escucha lo que quiere oír, se equivoca. Si piensa que Suárez Illana aporta un solo voto, se equivoca también. Adolfo Suárez Illana no es Adolfo Suárez González.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios