Polémica Elías Ahuja, el gaditano que da nombre al colegio mayor de Madrid con expulsados por gritos machistas

Hay un malagueño, sí, que hace un buen trabajo en su cadena autonómica: José Pablo López Sánchez, el director de Telemadrid. Dentro de unas limitaciones económicas asfixiantes lleva con rumbo editorial independiente los informativos dirigidos por Jon Aritztimuño (forjado en la redacción de Antena 3 de Gloria Lomana), y una parrilla con producción propia diversa y hasta interesante. Telemadrid sufre aún los años de abuso del PP esperancista y del posterior conflicto y desmantelamiento de la plantilla. Fue un grave problema presupuestario. Ahora Telemadrid es un problema político porque Díaz Ayuso y Miguel Ángel Rodríguez quieren tener tutelada corporación en lo ideológico como ya la tiene bridada en lo financiero. La presidenta, ya asentada, exige que el cifuentista López Sánchez, que ha estado tanto en la cúpula de La Sexta como de la episcopal Trece, atienda a sus requerimientos.

En este panorama Vox busca el protagonismo que no tiene exigiendo que su apoyo esté condicionado al cierre de Telemadrid. Una vez más quieren hacer ver que los enemigos de la patria se encuentran en los medios. Ayuso no cerrará Telemadrid pero a lo mejor contenta a los de Vox con una temporada taurina, llenando la parrilla con tristes festejos de segunda, rebuscando en los baúles del Oeste y de las comedias del tardofranquismo (Telemadrid es la cuna de este tipo de programación cinematográfica de ufanía reaccionaria) y atiende la piedad de los madrileños con misas televisadas para la salvación de sus almas. Los católicos no necesitamos que las autonómicas emitan misas cuyo servicio lo hace de forma correcta TVE desde 1956. Ese esfuerzo eucarístico, que en realidad no tiene intención de servicio sino de exhibicionismo sectario (como cuando Podemos pedía la supresión en TVE), lo deberían dirigir las cadenas regionales a materias abandonadas como la divulgación cultural.

Vox se envalentona con Telemadrid... pero se va a conformar con que el juan y medio de Agustín Bravo tome las tardes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios