Cómprale a tu hijo una ilusión, anda. Al menos, una. Pero una ilusión verdadera, no ésas de las que tienen más envoltorio que contenido. Cómprale una a la medida de sus necesidades, correspondiente a su edad. No vayas a hacer como hacen muchos, que acaban buscando una ilusión de saldo, con taras, o incluso falsificada, y que, en realidad, te hace más ilusión a ti que a tu hijo. Tenemos de muchas clases y de todos los tamaños, y una garantía de usabilidad de 24 horas. Las hay sin gluten, waterproof, biorreciclables, con certificado de adoctrinamiento cero, con control parental para que no se te vaya de las manos. Lo que más vendemos últimamente son las ilusiones 2.0, que las conectas a la red y de pronto a tu hijo se le abren los ojos, atónito, atento y nervioso ante tu derroche secreto. Son una pasada, te lo digo desde ya. Pero bueno, también tenemos paquetes más tradicionales, que incluso traen unos sobrecitos de regalo para que el regusto permanezca varios días seguidos sin evaporarse.

Anda, cómprale una ilusión. Ahora, que están que me las quitan de las manos, que luego son más caras. No esperes a que el Ayuntamiento de turno te la subvencione. No dejes que sean otros los que ilusionen a tu hijo en tu lugar. Y no te obsesiones con fabricarla tú, para eso estamos nosotros; dedica tu tiempo a otra cosa, si es que tienes tiempo (también, que no se me olvide, vendemos tarritos con tiempo de calidad, pero de eso ya hablaremos después). Nosotros te vendemos la ilusión (o las que quieras, no deberías escatimar), a precio sostenible, a pagar en cómodos plazos si estás muy tieso.

Recuerda: no juegues con él. Podría quedar marcado para toda la vida. No le diste un abrazo el día que vino llorando del cole. No tuviste tiempo para decirle que le querías en todo el verano. No pretenderás ahora robarle la ilusión que se merece por vivir donde vive. Conviértete en el mejor ilusionista de su mundo y te asegurarás de que cuando sea mayor reconozca que pudiste ser tan mago como todos los demás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios