Análisis

José guerrero 'yuyu'

Qué VAR-tinazo

Valor y al toro, que en fútbol no hay rival imposible y menos en estos tiempos que corren

Qué tiempos aquellos en los que uno se preguntaba ¿cómo es posible que el árbitro no hubiera visto eso?. Sin duda eran mucho mejores que los de ahora, donde es imposible que eso no se vea, pero a pesar de eso no se pita. Bueno, depende de qué equipo. Y lo del Cádiz esta temporada con los árbitros es escandaloso. Sobre todo lo del penalti de la última jornada. Y luego uno protesta y te sancionan. Los organismos en vez de asumir errores y hacer autocritica se limitan a sancionar a todo aquel que ose cuestionarlos. Pues miren ustedes, hay que seguir haciéndolo. Aunque nos destierren. Ante los atropellos no hay que callarse nunca. Y si sancionan al entrenador que lo hagan. Cualquier cosa menos callarse la boca ante barbaridades como la del último partido.

En fin, esto es Primera División y no vamos a descubrir nada nuevo. Pero amárrense los machos porque lo de esta semana puede ser aún peor. Porque jugamos ante un equipo ante el que es mucho más fácil pitarle cosas a favor que a otros, por aquello de la trascendencia mediática. Que no digo yo que los árbitros vayan con una premeditación de salida a ayudar al Madrid (o a cualquiera de los grandes), porque si no yo vería más fútbol en mi vida, pero sí que es verdad que un escándalo ante uno de los grandes mete a un árbitro en la nevera mucho antes de que le suceda con el Cádiz.

Si obviamos el tema arbitral, crucemos los dedos, el partido de hoy es triste. Triste porque a todos nos hubiera gustado poder ir al Bernabéu con normalidad para ver al Cádiz en uno de las catedrales mundiales del fútbol. Pero esa tristeza es una gran aliada para el equipo de Cervera. ¿Puede este Cádiz puede ganar al Real Madrid?. Sin duda. El equipo de Zidane está en una búsqueda de su identidad y le está costando la misma vida sacar los partidos. Cierto es que si al Madrid o el Barça tienen el día se vuelve uno para casa con 6 goles. Pero eso no está pasando, de momento. No es lo mismo jugar en el Bernabéu con 60 mil almas, como mínimo, animando que hacerlo en Valdebebas en un ambiente más frío que el pecho de una rana. Y quiera que no, por mucho que se diga del respeto al rival y todas esas cosas, los equipos grandes creen firmemente que van a ganarle al Cádiz, al Éibar, al Alavés, al Valladolid o al Osasuna sin bajarse del autobús y luego pasa lo que pasa, que se les atranca el partido y acaban ganando solo por alguna genialidad de sus estrellas.

Así que valor y al toro, que en fútbol no hay rival imposible y mucho menos en estos tiempos que corren. Solo queda por ver como van a encajar los refuerzos tras el cierre del mercado. Y en partidos como el de hoy uno de acuerda de gente como Cifuentes, porque el fútbol a veces es demasiado cruel y queda poca gente, pero muy poca, capaz de dar un paso al lado y sacrificar su sueño de toda la vida por el bien del club que le paga.

Pero eso dice mucho de la gente que tenemos dentro del vestuario. Vamos a por todas, que no hay sueños imposibles. Y si no, que saquen otra vez a Cheryshev.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios