El pinsapar

Tristeza, mucha

Es indicativo de las cosas que no se hacen bien en Andalucía

Me ocurre a veces, me pongo triste. Ayer vi una foto de los médicos del Centro de Salud 'Rodríguez Arias' tras una pancarta que pedía una Sanidad digna y que no hubiera más recortes "de médicos". Uno de esos médicos es "mi" médico. Le tengo verdadero afecto y gratitud, es un buen médico, una persona atenta y muy competente. Ha sido la causa de esta tristeza espontánea. Que los principales actores de la Sanidad exijan dignidad tras una pancarta es indicativo de las cosas que no se hacen bien en Andalucía, uno de los motivos por los cuales la gente le ha dado la espalda al partido socialista, no busquen otras razones. En algún sitio he referido lo que me dijo un votante habitual del PSOE, le habían dado cita con el especialista ¡para ocho meses! No votaré al PSOE, me dijo, es el responsable de todo esto. La pancarta de la entrada del Centro de Salud, con los médicos detrás, expresa que las cosas siguen para peor. No es ya la demora de los especialistas, son los recortes de las plantillas de médicos y, en general, imagino, de todo el personal sanitario. San Fernando, en esta ocasión, se hace una con otras ciudades andaluzas donde viene ocurriendo este desastre. Que imagino será en todas.

Cuando ocurre algo así, que los médicos se ponen detrás de una pancarta, es para mirárselo, para acudir -cuando menos- al responsable -local, provincial- de la cosa para que se persone cuanto antes en ese lugar y hable con las personas sin demora, y luego informe "arriba" con el mayor detalle y precisión. Que llegue la respuesta que tenga que llegar pero que no haya esta desatención, este poner a los médicos en las puertas de los centros de salud con una pancarta. Uno a uno podría contar el número de sus pacientes que espera la cita del especialista, las semanas, los meses que tiene que esperar. Con el miedo de que el mal crezca o que llegue un momento en que no tenga cura. Pero como eso, todo. Me refiero a la precarización, a las carencias del sistema. Las causas deberán determinarlas otros, bastante tienen ellos con dedicar todo el poco tiempo que le dan por paciente y las cosas que de vez en cuando nos enteramos que ocurren.

La tristeza que me sobrevino está en todo esto, en mi médico detrás de una pancarta que pide un sanidad digna, dicho queda todo en estas dos palabras: Sanidad digna.

Al mismo tiempo, quiero pensar, el Hospital de San Carlos crece poco a poco en inversiones, en calidad asistencial. Es una verdadera conquista de la ciudad, que no fue nada fácil. Mucho me gustaría conocer su calendario de ampliaciones y servicios, el compromiso de la Junta de Andalucía… Sería un antídoto contra las tristezas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios