Análisis

francisco andrés gallardo

Tajarinas

Los vampiros tajarinas fue una de las primeras chirigotas que los andaluces vieron por la tele, por el Telesur (TVE Andalucía en desconexión), en aquella accidentada primera final carnavalera del Falla de Cádiz, emitida en diferido en febrero del 81, pocos días después de Tejero. Los vampiros tejerinas sería la revisión de aquel tipo chirigotero en homenaje a la ex ministra que tiene calculado el nivel de formación de todos los niños de España. Y los suyos, los castellanos (¿también los leoneses?), son unos prodigios.

Ya ha habido oyentes de la Meseta que en Herrera en COPE y espacios así se han despachado contra Andalucía asegurando que los alumnos andaluces les quitan las plazas universitarias a sus paisanos porque en el sur se inflan las notas de la selectividad y el nivel es más bajo. Lo de Tejerina no es la primera (ni última) vez en que Andalucía es la comparativa fácil e idónea para manosear nuestro cliché de comunidad de vagos, apesebrados, ventajistas y subvencionados.

Los vampiros tejerinas van a seguir tirando de agravio porque somos coartada perfecta. Las cuentas de desarrollo nos salen negativas, los políticos que nos representan en todas las escalas tienen en general un perfil de talla Javier Gutiérrez y la extroversión, el ingenio y la calidad de vida a veces no son bien interpretadas.

Sin renunciar a nuestras esencias, los andaluces tenemos que tomarnos más en serio con nosotros mismos. No es por insistir, pero podemos empezar por bajar la dosis de fiesta, buñuelos grasientos, sevillaneo y flamenqueo en la cadena pública. Una sugerencia, porque los que no aplaudimos a Canal Sur y no justificamos sus bochornosos contenidos e índices de audiencia, ya saben, no somos dignos de sentirnos andaluces.

Por cierto, buena versión de Chicote con su ¿Te lo vas a comer? Al chef se le ha puesto empaque de reportero de Gloria Serra. Muy Sexta. El asilo denunciado era de Salamanca. Al estilo Tejerina podríamos generalizar y analizar que allí tratan fatal a sus mayores.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios