Crónica de San Juan de Dios

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

Subida de tensión en el Gobierno local de Cádiz

Las pérdidas en Eléctrica han obligado a Páez a coger el mando y rebajar los poderes de una asesora

La sede de Eléctrica de Cádiz en la capital gaditana.

La sede de Eléctrica de Cádiz en la capital gaditana. / DC

En la época dorada de los grandes chefs, hubo muchos restaurantes que tenían listas de espera de meses para conseguir una mesa pero que, sin embargo, se veían abocados al cierre porque eran insostenibles desde el punto de vista económico. Era gente que sabían mucho de hacer magia con los alimentos pero incapaces de gestionar, de hacer de empresarios.

Eléctrica de Cádiz ha cerrado el ejercicio con 15 millones de euros de pérdidas después de resistirse a cambiar el sistema tarifario, donde prefirieron el precio fijo a entrar en el variable en un momento con una subida imparable del precio de la energía.

De cara hacia fuera en el equipo de Gobierno, con el alcalde José María González ‘Kichi’ en primera fila, se ha tirado de un clásico, el haber servido de escudo para los gaditanos para que no sufrieran un incremento en el recibo. Sin embargo, a nivel interior se ha abierto una herida porque se le han visto las orejas al lobo de verdad.

Eléctrica de Cádiz es una empresa mixta que tiene mayoría de capital municipal con un 55%, mientras que el resto las tiene Endesa y Unicaja, en menor medida. Eso hace que haya un consejo de administración con cinco miembros del Ayuntamiento (tres de Adelante Cádiz y dos del PSOE), tres de Endesa y uno de Unicaja.

Pese a que la compañía gaditana está presidida por José Ramón Páez, concejal de Economía y Hacienda, la persona que ha tenido plenos poderes para el tema energético es Alba del Campo, periodista de formación, asesora en el Ayuntamiento de Cádiz y que en Linkedin aparece como asesora en políticas energéticas municipales. A Alba del Campo se le ha vendido siempre como una gurú en el tema energético y llegó a Cádiz de la mano de otro asesor y puesto de confianza de Kichi. Igualmente, se mueve en el terreno de la concejalía que dirige el propio alcalde, la de Transición Energética.

Del Campo ha sido la que ha ofrecido una enorme resistencia a que se indexaran las tarifas en Eléctrica de Cádiz, lo que ha generado un enorme boquete económico en el ejercicio pasado, hasta el punto de que la situación se había vuelto insostenible y se podía llegar a perder la mayoría en el accionariado con una posible ampliación de capital. Endesa se frotaba las manos para desembarcar a lo grande en la compañía eléctrica.

El riesgo ha hecho que los poderes de la asesora municipal hayan quedado reducidos a la mínima expresión y que el concejal Páez, economista y más pragmático, ha decidido coger el toro por los cuernos para darle un giro a la situación y tratar de salvar a la empresa de la privatización casi segura. Eso sí, los coge ahora siendo desde 2019 presidente de la compañía.

Este volantazo ha causado una discusión interna subida de tono con cargos de confianza donde el núcleo de poder de concejales cercanos a Kichi se ha impuesto. Al final ha habido escudo pero también se pierde unos millones de beneficios con los que el Ayuntamiento jugaba para determinados proyectos.

Y mientras que ahora subirá la luz, por otro lado se aprueba la ampliación en una hora de la zona azul y naranja donde se podrá recaudar más dinero de los mismos bolsillos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios