Análisis

RAFAEL DUARTE

Sonrisas y fortuna

Ovidio, Publio Ovidio Nasón más narizado, pegado a una nariz, como matizó Quevedo, escribió aquello de "donec eris felix, multos numerabis amicos, tempora si fuerint nubila, solus eris". Es un dedo señalando, ya signando la boca o ya la frente, a los malos amigos, porque si te ves solo en tiempos no afortunados, los que se fueron no lo eran.

Digo esto porque conozco gente que vive dentro de un caos íntimo, y en vez de amigos, crían odios, por lo que hoy, los que valoramos la amistad, somos rara avis, en esta ciudad de nuestras vidas.

Juan Luis Ruiz Delgado, Julio Gutiérrez Alba, Eduardo Vallejo, Salvador Deudero, Manuel Benítez, Manolo Macías, Juan González, Antonio Lebrero, Manolo Aragón, Rafa Toledo, Pepe Martínez, Antonio Rivas, Julián Montilla, Santos Chacartegui, Traverso y el que esto escribe nos reunimos gastronómicamente en La Casería para compartir recuerdos, afecto y sonrisas. Dieciséis amigos juntos de aquellas calendas del Estrada Arnaiz.

La memoria es un grito contra el olvido. Todos recordamos cosas tal como las grabamos y cada uno aporta un matiz personal del acto, tal como él lo vivió. Por eso enriquece el compartir recuerdos, proyectos, sueños.

En la Casería de Ossio se reúnen más amigos. Manolo Fossati con Carmen Cerezo, su Penélope, atenienses de alma, o el Doctor Chamorro, el Doctor Calap y Luis Villanego o Manolo Ruiz Martínez o Juan García Cubillana o el magistrado don Manuel Zambrano con alta amistad y nuestros ecos literarios.

Veo la vieja playa desde Casa Muriel, donde marisqué de pequeño. Veo los eucaliptos gigantes como soñando barcos por las velas de Elcano en La Carraca.

Mi patria isleña son mis amigos. La amistad se disfruta, se recrea en sí misma porque nadie pide ni exige nada. Sólo se dan. Se comparte un mismo espíritu. La paz y la sonrisa son leves síntomas de la misma como acto espiritual que es. Gracián aventuró que cada uno era según los amigos que conservaba. Si quieres tener amigos de verdad, aparca el ego, lleva dulzura y limpieza de ánimo, ellos estarán a la recíproca. Por cierto, a mi amigo Ricardo Galán Urréjola, uno de los pintores más cotizados de ahora mismo, le han otorgado el premio anual Cultura Viva, un galardón a la excelencia, lo que me alegra gratísimamente. Y José Acosta, presidente de la Tertulia de La Montaña, quiere distinguirlo con la cañaílla dorada de la tertulia.

Santa amistad que con ligeras alas, escribirá Cervantes, el más solitario de los mortales y, una de las más bellas frases de la Odisea, es la filia, amistad, entre Ulises y Atenea: "Siempre tú con la misma cautela en el alma: por ello no te puedo dejar entregado a tus males, que eres avispado de mente y cumplido en palabra y en prudencia".

Eso vivo con mis amigos. Podemos cambiar experiencias. Y hablar sin que te amenacen los perros exteriores, ni las circunstancias ajenas, ni el principio de esta nuestra otra Odiosea. Que quieren callar a todos los que no piensan como ellos. No respetando ni lealtades, ni juramentos, ni nada.

Y será el Cristo, ése que quieren anular de nuestras vidas, el que defina la amistad: "Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos".

Estos que canto hoy. Estos que siento como míos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios