Cualquier país civilizado, y orgulloso de su cultura, mimaría esta joya. Aquí no. Aquí el "Columela" es un vejestorio polvoriento que parece molestar.

La actual exhibición de incultura de esos que enseñan que en la vida todo es mercado, que creen que Educación es un Ministerio y que abominan de lo público (salvo las subvenciones) han empujado al Instituto Columela al corredor de la muerte. De nada valen sus 156 años de callado servicio público, sin adornos ni vanidades, a Cádiz.

Se dice que el descenso demográfico obliga a redimensionar la red de centros educativos. O sea, recortar. Pero se recorta sólo a los centros públicos: en los últimos años se han cerrado ocho colegios en Cádiz. Todos públicos.

Y ahora el "Columela" tiene el gotero puesto. Corren malos vientos para lo público, lo que es de todos y para todos. Y mientras, se subvenciona con dinero público a centros privados, llamados eufemísticamente "concertados". ¿No es una incoherencia? Eso sí, cuando hay que recortar, se recorta por lo público.

Me dicen, "Es que los padres prefieren los centros concertados". Y ahí está la base del cínico jueguecito: si se hace dejadez de los centros públicos (algunos tienen un aspecto bastante disuasorio) los padres eligen la competencia, o sea a la "concertada".

Y así se va expulsando a las clases medias de lo público, que queda como una mera institución de beneficencia. Está todo muy bien pensado: la voladura de lo público favorece los intereses privados.

Pero esto no es de ahora, los diversos ejecutivos socialistas renunciaron a la prioridad de lo público ante un modelo ambiguo y ajeno a lo que proclamaban. Con el ejemplo hipócrita de los cargos que, más por obligación que por convicción, decían defender a la escuela pública y llevaban a sus hijos a colegios religiosos.

Así, el campo quedó abonado a estos de ahora, los que confunden "alumnado" con "clientela".

Aunque me dicen que los números aún son favorables al "Columela", al parecer la decisión está tomada. La Educación, ese sagrado mandato cívico, ya se rige por la ley de la oferta y la demanda.

En el sitio que deje el "Columela" podrían poner una cosa de esa tan bonita de emprendedores. O mejor, una escuela de tauromaquia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios