El pinsapar

Sangenjo

San Fernando fue lo que hoy es Sangenjo algunas otras veces, y bien por la condición de Capital de la Armada o por albergar la factoría de construcción naval y armamento, el ya Rey vino a San Fernando otras veces

Sangenjo, en gallego actual Sanxenxo, es el nombre de San Ginés, un municipio gallego en la ría de Pontevedra. Ahora en el centro del mundo por encontrarse allí el Rey Juan Carlos I, al que impropiamente llaman "emérito" los habituales de la mala fe o los ignorantes que pasaban por allí. Ha vuelto por este bello municipio gallego después de dos años de estancia en Dubai. He visto las imágenes en la televisión de la gente afectuosa de la población a nuestro viejo Rey. Hubo un día en que llegaron aquí los que luego serían los Reyes de España, Juan Carlos I y Sofía. Cuando eran príncipes y cumplieron los deseos de Franco de ir por los pueblos y ciudades para que los españoles los conocieran. Y especialmente estoy "viendo" la foto de portada del Diario de Cádiz del día siguiente: Iglesia del Carmen, sonrisas y la cara de Manuel González de Sancha, estandarte, con muy pocos más, del monarquismo local. Feliz a más no poder, quiero decir. Puede que fuera la primera vez que los futuros reyes llegaran a la ciudad de la que su padre, Don Juan, Conde de Barcelona, se vio obligado a salir camino de Gibraltar y el exilio en 1931, pues se albergaba en lo que popularmente era conocido como "el castillito" cuando se formaba como guardiamarina en la cercana Escuela Naval. Entre 1931 y los años sesenta no había llegado a la Isla ningún Borbón. De aquella primera visita de don Juan Carlos la ciudad guarda memoria de un incidente con un concejal, falangista radical, que creía que la monarquía era una institución "felizmente fenecida" (José Antonio Primo de Rivera). No tuvo consecuencias salvo alguna sanción administrativa, algo así. No existe un texto sobre el incidente del entonces concejal falangista. San Fernando fue lo que hoy es Sangenjo algunas otras veces, y bien por la condición de Capital de la Armada o por albergar la factoría de construcción naval y armamento, el ya Rey vino a San Fernando otras veces. En una de las visitas, en concreto al Real Observatorio de la Armada, se llegó una tarde. A principio de los años 90. Yo estuve allí. Era director el Contralmirante Catalán, que había sido compañero del Rey a bordo del Elcano. Cuando se escriba la crónica del reinado de Juan Carlos I se podrán cotejar los datos de los "Sangenjo" que hay en ella. Los Reyes visitaron oficialmente centenares y centenares de pueblos y ciudades de España, estrecharon miles y miles de manos, atendieron las demandas del pueblo y también se llevaron su cariño, amistad y cercanía. Algunos no me creerán pero yo lo vi y lo viví. Recuerdo una anécdota genial referida por el gran Antonio Burgos. En la casa sevillana de Inés Medina sonó el telefonillo, lo atendió la asistente, ¿quién es?, preguntó, oyó que le decía "la Reina", se lo dijo a la señora, que respondió: que suba. Con toda normalidad. Que toda España sea Sangenjo y la casa de Inés Medina. Por nuestro bien.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios