Este pasado sábado, en la Puerta Grande de la Plaza Real, se celebró el homenaje a la que yo denomino aguja de la tauromaquia y sastra torera de España, Doña Isabel Natividad García de Frutos, ‘Maestra Nati’, todo organizado por el Espacio Cultural, Taurino y Flamenco De Sal y Oro de nuestra ciudad.Un acto emotivo, donde nuestra ciudad, referente taurino de la provincia, reconoció la trayectoria de su sastrería.

Lejos de describir el acto, me quiero centrar en un detalle, que me sigue llamando la atención; esa dejadez cultural y tradicional que tenemos en nuestro país.

Me llama la atención siempre y a la vez me duele más, cuando una profesional de este mundo del toro como es La Maestra, nos da en la cara con la realidad del asunto, diciéndonos que es triste como en España, cuna de la tauromaquia, se echan por tierra nuestras costumbres, cuando en otras tierras lejanas, se ponen en alza instaurando las nuestras.

Ya ni siquiera entro en el concepto animalista del asunto, ya que me daría para un mes de artículos y lo mismo se me tacha de asesino.

Me centro en el concepto del arte y la cultura. Cuando un país reniega de su cultura, está renegando de sus raíces, de su pasado, renegando de la cultura donde se criaron sus abuelos, creando una cultura artificial que se sustenta a base de otra cultura que se intenta imponer.

Cuando viajamos a otros países, uno de los motivos por el que viajamos, es para conocer e introducirnos en otras culturas. Pues lo mismo pasa a la inversa, a España vienen a conocernos por nuestra cultura y parte de ella, le pese a quien le pese, es el mundo del toro.

Y este mundo también es arte, y no solo por el arte y la valentía de los toreros, sino también por ejemplo, por sus trajes de luces, que no son otra cosa, que obras de arte del mundo del bordado. Cualquier país realzaría este arte, España no; que poquito nos queremos.

No es mi intención convencer a nadie de nada, eso ya lo intentan hacer otros en sentido contrario, solo por considerarse antisistema, “anti-todo”.

Si hay algo que si me gustaría proclamar hoy es que “un pueblo sin cultura es un pueblo sin identidad”.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios