Análisis

enrique Montiel

Sábado en el Teatro

Cavada puede que sea, tras Antonio Moreno, la alcaldesa con más apoyo popular

Estuvo todo el mundo en el Teatro de Las Cortes el sábado, las dos San Fernando, digo la que fue a votar el domingo y la que se quedó en su casa, que fue más de la mitad. Y si el Teatro del sábado es fidedigna expresión del sentir de la gente, Patricia Cavada, elegida alcaldesa por mayoría absoluta gracias a los dos votos de Podemos, puede que sea, tras Antonio Moreno, la alcaldesa con más apoyo popular de la democracia. Siempre tras Antonio Moreno, quede claro, cuyo fenómeno social no puede haber sido olvidado, digo de apoyo y simpatía de las gentes, que lo auparon al bastón de mando con mayoría absoluta y cariño absoluto. Pese a lo poco nacionalistas que somos en La Isla, como ha quedado demostrado en las dos últimas convocatorias electorales.

El sábado en el Teatro fue una mañana de juro y prometo, alguno por imperativo legal (como si los que no dijeron tal coletilla puesta de moda por los batasunos no lo hicieran por el mismo procedimiento, por imperativo legal, pero a todos los rincones llega esto), y de discursos. Vox, Cs, AxSí, PP y PSOE son cinco partidos, expresión amplia de la diversidad y el pluralismo político de nuestra ciudad, española como queda constancia. Y sus discursos lo fueron igualmente. O sea, el portavoz de Podemos se alarmó del crecimiento de la "extrema derecha" y el de Vox se lamentó de estas descalificaciones cuando su ilusión es hacer una ciudad mejor, cosa que yo creo, por cierto. Que está como en lo de todos, en que San Fernando sea una ciudad próspera, así sin entrar en detalles pero como principio operativo. El portavoz andalucista, despedido con buenas palabras y agradecidas por la alcaldesa, avisó a navegantes: conocemos el Ayuntamiento, haremos una oposición dura. Muy agradecido si lo cumple. Y Loaiza. Como en el poema de Manuel Machado. Loaiza hizo un discurso muy en su línea. Sin concesiones, riguroso y pragmático. A algunos del público no les gustó y se lo dijeron (tuvo que llamar al orden la alcaldesa). Y, por supuesto, el discurso de Patricia Cavada, la más aplaudida por el Teatro. Interrumpida en varias ocasiones por el público. Inevitable que se dejara en el tintero algunos temas que, por espinosos o difíciles, no consideró para la ocasión. Como el nuevo centro de Párkinson, el tranvía por la calle Real y otros que mejor no nombro pero que están en la mente de muchos. En otros sí que llamó a capítulo, como a principios generales en los que se la vio determinada a trabajar duro. Los himnos pusieron fin a una mañana histórica. Empiezan los próximos cuatro años de nuestras vidas y de la vida de una ciudad muy necesitada de futuro y de esperanza.

Que Dios reparta suerte.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios