Puertas abiertas Cómo visitar la Base de Rota, el Instituto Hidrográfico y el Observatorio

Con la montaña nevada y la piel llena de surcos por el paso del tiempo sigue mirándola con el mismo amor con el que se conocieron hace más de medio siglo. Quizás ya no existe la misma pasión pero se quieren de otra forma, puede que de una manera mucho más auténtica.Saben que llegar hasta allí ha sido complicado porque la convivencia no es fácil pero la gasolina del amor y del respeto del uno a la otra y viceversa nunca ha faltado. Esos mismos valores son los que han tratado de trasladar a sus hijos que ya empiezan a tener también unos años. Ven horrorizados las noticias a diario: un hombre rocía a su ex pareja con ácido, un hombre mata a su esposa y a uno de sus hijos... Desgraciadamente es el cuento de nunca acabar. Por la mente de ese hombre que ha vivido de todo, no hay lugar para la comprensión. El sería incapaz de hacer algo tan monstruoso a esa compañera de viaje en la vida que lo es todo para él.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios