La resaca del verano, la octava de la Patrona y el avance de un octubre que cada día está más cerca van dejando atrás los meses de verano. El centro retorna a su rutina, a su vida, plagada de visitantes en los fines de semana, ocupado por las despedidas de solteros que ahora son la moda. Retorna su solitaria placidez de esas tardes de oscurecida. No sabemos la evolución ni el giro que tomará la ciudad, los años hicieron que del olvido, el centro fuera objetivo de todos los políticos.

Todos saben que el listón está tan bajo que la inversión, en esfuerzo y dinero, dan mucho rédito, y ello hace que todos se vuelquen en pequeños o grandes eventos para dar vida a algo que todos saben que esta abandonado.

El centro se despierta de su letargo, duerme, sigue dormido, y tímidamente se comienza a despertar. Y entre sueños, sorprende que la Patrona marque el final, en lugar del principio. La ciudad, con firmas bodegueras de repercusión internacional, vinculadas a las viñas. La ciudad, rodeada fértiles campos, en los que algunos jóvenes se han refugiado haciendo del dorado líquido su fuente de ingresos, apostando por la elaboración de vinos que se abren hueco en todo el panorama nacional. La ciudad, vinculada tanto al mar como a sus vides, con una feria dedicada al Vino Fino, echa de menos que se de a la vendimia el sitio que se merece.

El Puerto duerme, y entre sueños mantiene en el olvido algunas tradiciones que nunca debieron perderse. Para una ciudad como esta, dar la espalda a la vendimia es dormirse en un sin pensar. La vinculación de sectores que son motores de la economía de la ciudad, hacen que haya elementos para aunar esfuerzos y crear eventos en torno a la reina de octubre, la vid. Aun así, no faltará quien alegue que El Puerto ya no vendimia, que las firmas dan la espalda, y aun así, cuánto hay donde agarrase, no para fiestas, pero si para eventos que atraigan a ese turismo enológico que en toda Europa se esfuerza por conocer, saber, y aprender de la cultura de los vinos y su producción.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios