El pasado 8 de marzo llegué a Madrid, procedente de Cuba donde vivo, a tiempo de tener el privilegio de participar en la manifestación del Día de la Mujer. Dado que, normalmente, la palabra privilegio se emplea para referirse a algo que afecta a unos pocos (los privilegiados), tal vez extrañe que la emplee al hablar de un acto en el que estábamos miles de personas.

Personas, por cierto, que seguro no coincidíamos en todo, pero sí en lo básico: la lucha contra la discriminación de la mujer. Eso era lo que nos unía a pesar de opiniones seguramente diferentes en algunos temas.

Y es que, creo, no hay que estar de acuerdo en todo con alguien para poder caminar a su lado… La vida es un libro de muchos capítulos, la mayor parte de los cuales los podemos escribir entre todos, antes de que empiecen a aparecer las diferencias.

Hacerse presente en causas que mejoran la vida y la condición humana es un deber y un privilegio. Un privilegio al alcance de todos y al que la vida nos invita. No siempre recogemos el guante.

Yo he tenido varios privilegios de esa clase en mi vida. Con casi todos los españoles, participé en la Transición. Con millones de personas, en la lucha contra el apartheid. Con pocos, en campañas contra las novatadas en las universidades de Madrid y de Cádiz. También contra la pena de muerte y la cancelación de la injusta deuda externa. Y algunas otras.

Eduquemos a nuestros hijos y alumnos (nuestro testimonio será la mejor lección) a que estén atentos a ver qué invitaciones reciben de la vida para ofrecerles el privilegio de hacer algo útil con su existencia.

Ahora mismo, los jóvenes están siendo llamados a defender el Planeta Tierra, es decir, la vida presente y futura. Las migraciones son un tema insoslayable, sobre el que, en Cádiz se reúne un miércoles al mes, en la plaza de la Catedral, el Círculo del Silencio.

"No me resigno a que, cuando yo muera, siga el mundo como si yo no hubiera vivido", decía el jesuita Pedro Arrupe. ¡Ojalá tampoco nosotros lo hagamos!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios