Análisis

José Joaquín León

Primera victoria para empezar bien

El juego del Cádiz tuvo bastante sensatez, aunque no fue un partido brillante

Inauguró el Cádiz la Liga 1/2/3 con una merecida victoria frente al Almería. Corta y sufrida al final, pese a la superioridad durante el partido. El rival vino a no perder, se limitó a encerrarse, y acreditó que pasará muchos apuros si no se refuerza antes de que acabe agosto. El Cádiz también necesita solucionar el caso de Alvarito y terminar de perfilar su plantilla. Hubo aspectos positivos, pero también otros mal resueltos. Ayer se pudo complicar un partido que debieron ganar con más solvencia. Entre los aspectos positivos está que no jugaron a pelotazos locos de sálvese quien pueda.

La primera alineación que dispuso Álvaro Cervera se caracterizó por una delantera que no tenía nada que ver con la pasada temporada (Agra, Mario Barco y Manu Vallejo). Para el doble pivote contó con la solvencia del recuperado José Mari y la fiabilidad de Álex. Aketxe volvía como el jugador importante que debe ser. Atrás los centrales Kecojevic y Marcos Mauro, se unían a los laterales debutantes Carmona y Matos, que subieron de vez en cuando. El portero Cifuentes fue casi un espectador, excepto al final.

El Almería había salido con un equipo vulgar y a encerrarse. El partido terminó con una posesión de 59%-41% a favor del Cádiz, que lo dice todo, y que fue aún mayor hasta los últimos 15 minutos. Los amarillos se vieron forzados a llevar el peso del partido.

Quizá todo hubiera cambiado si Kecojevic marca el cabezazo que falló solo ante el portero en el minuto 9. O si el árbitro tinerfeño Trujillo pita el penalti que le hicieron a Mario Barco cuando fue empujado al ganar la posición y quedarse solo. El ariete fue uno de los protagonistas del partido. Luchó como un jabato, peleó sin tregua, pero falló cinco ocasiones de gol, dos de ellas claras. Si bien es cierto que hizo la dejada de cabeza que Álex Fernández controló, bajó y remató con la solvencia del gran jugador que podría ser.

Este único gol fue marcado en el minuto 75, cuando había malas perspectivas, porque habían fallado las oportunidades creadas. Agra lo intentó, pero fue mejorado por Salvi cuando entró. Manu Vallejo tuvo un desparpajo y unas ganas que causaron buena impresión, aunque sin culminar sus intentos. Hay que seguir dándole oportunidades hasta ver si cuaja. En cuanto a Mario Barco ya se ha visto que va a por todas, puede abrir murallas, pero hace falta un delantero de perfil más goleador.

Ante ese Almería cerrado, dominó el Cádiz casi todo el partido. José Mari, Álex y Aketxe, con el apoyo de los laterales Carmona y especialmente Matos, cuando subieron, aportaron bastante sensatez al juego del Cádiz. Aunque no fue un partido brillante, sino con tendencia a espesarse según pasaban los minutos y aparecía el cansancio. Pero se pudieron entrever buenas sensaciones.

Sin embargo, no me gustaron los últimos minutos, en los que el Cádiz jugó a patadones, cuando no era esa la idea anterior. El Almería, por inercia, tuvo dos ocasiones en la prolongación. La última jugada del partido fue un córner rematado de cabeza fuera por el portero Fernando. A mitad de agosto, estamos como en pretemporada. Y sin cerrar la plantilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios