SAILGP 🛥️ Toda la programación deportiva y cultural para este fin de semana

Análisis

j.m. morillo-león

Potaje cuaresmal y torrijas para Mónica Naranjo

A la iconográfica cantante, compositora y productora Mónica Naranjo y Carrasco, nacida en Figueras cerca del Museo de Salvador Dalí, de formación musical clásica, la vamos a convidar a platos clásicos de Semana Santa. Pero como toca todos los palos, los vamos a innovar una mijita. Y como ha hecho duetos importantes con cantantes de prestigio como Rocío Jurado o Pavarotti, la vamos a invitar a un dueto gastronómico en la mesa.

En una cazuela honda pochamos una cebolla, dos dientes de ajo y le añadimos un tomate grade sin perder el jugo agregando pulpa de pimiento choricero, con una pizca de sal. Al evaporar el agua del tomate, incorporamos el bacalao cortado en dados sin quitar la piel, para aprovechar la gelatina y que se ligue la preparación, más una hoja de laurel; subimos el fuego un minuto y le damos la vuelta al bacalao, mientras escuchamos el tema principal de su álbum Palabra de Mujer.

Incorporamos, como una sinfonía, recordando su etapa sinfónica, los garbanzos previamente cocidos, pimentón de la Vera al gusto y una cucharadita de comino. Es hora de añadir el agua que habremos hervido previamente en una olla con un chorrito de AOVE de Jaén. Cuando el guiso empiece a hervir, añadimos las espinacas que pronto perderán volumen y mezclamos todos los ingredientes. Apagamos el fuego y dejamos reposar unos minutos.

Si continuara en La isla de las Tentaciones, seguro que compartiría con los confinados en aquellas tierras este preparado. Servimos en plato hondo con unos huevos duros cocido y partidos a cuartos por encima y espolvoreamos con mas pimentón y un hilillo de AOVE. Slurp. Tan verdad como que la artista cuenta con 1.480.000 álbumes certificados como solista en España.

Para las torrijas, equiparables a uno de sus tres premios World Music Awards hervimos leche junto a unas cáscaras de naranja y limón, una ramita de canela y una vaina de vainilla. Incluimos azúcar y licor de Cacao Pico de El Puerto de Santa María. Al hervir, apartamos del fuego e infusionamos 10 minutos.

Colocamos las rebanadas del tamaño suficiente en una fuente, y con la leche templada ahogamos el pan. Batimos unos huevos que añadimos a la fuente del pan en remojo. Calentamos AOVE, y con mucho cuidadito para que no se rompan, las ponemos a freír hasta dorarlas. Sacamos y secamos en papel absorvente y las rebozamos en una mezcla de azúcar y canela.

Se lo merece esta icono de los derechos de la mujer y los colectivos LGBT, ganados por derecho con sus letras arriesgadas. Va por ti, Mónica. Sobreviviré.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios