Análisis

tamara garcía

Populares de corazón

Lo confieso, me subyuga la expresión "de corazón" cuando se convierte en eufemismo de "para mis adentros". Me costó reparar en lo retorcido de intentar equiparar ambos conceptos, pero ¿qué esperar de estos tiempos de lo políticamente correcto? (otro gran eufemismo para esconder el adjetivo hipócrita). Hasta hace muy poco, mi ídolo en estas lides había sido el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desde que se autodefiniera como "republicano de corazón" dejando al resto de republicanos de corazón y de acción ojipláticos, cariacontecidos, atribulados (y riendo, por no llorar, a mandíbula batiente). Pero al socialista lo acaban de dejar en anécdota las 783.294 personas de este país que distan entre los 850.000 militantes del PP, según la cifra de la que siempre presumía el partido, y las 66.706 al día de cuota como cualquier persona que se dice afiliada a una entidad. Serán "populares de corazón", digo yo...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios