Análisis

Enrique Montiel

Plaza de Juan Carlos I

Vaya por delante: me represento a mí mismo. No haya dudas. Y agradezco sinceramente a Diario de Cádiz que me permita dar mi opinión sobre mi pueblo, sus gentes, sus costumbres, sus carencias, sus logros, su existir histórico. También que sea este el conjunto de las palabras de los sueños semanales. Se lo debo, en gran parte, a un inolvidable que nos dejó, un gran cañaílla hijo de otro gran cañaílla, Alberto Otero Lebrero, uno de los fundadores de aquel inolvidable, para mi generación, Mirador de San Fernando. Junto a Fernando Miranda, queridísimo amigo (¿tendrá algún día una calle?) y Joaquín Ruiz. Me refiero a José Manuel Otero Bada, una persona íntegra y magnífica, redactor jefe de Diario de Cádiz entonces, digo hace más de 25 años, pues hace más de 25 años que vengo escribiendo en esta páginas. Valga el preámbulo por si acaso. Porque el viernes cumplió el Rey Juan Carlos I 80 años (lo de emérito es un mamarracho que ha tenido éxito, Juan Carlos I no es emérito, es sencillamente Rey de España, como lo fue Carlos I al abdicar su trono en su hijo Felipe II). 80 años y casi cuarenta años Rey Constitucional, Jefe del Estado español, debería ser motivo suficiente para que San Fernando cerrara la indefinición sobre una plaza emblemática que ha tenido muchos nombre en los últimos dos siglos pero que los vecinos, obstinadamente, la hayan llamado siempre del mismo modo: Plaza del Rey. ¿Cuál Rey? Ah, el Rey. En el imaginario colectivo un Rey no es el Rey que reina ese tiempo histórico, es el Rey intemporal. El Rey. Quiero decir que la esencia monárquica, esto que combaten sin desmayos los republicanos, es asumida por las gentes de un modo natural. Como la existencia de otras realidades intangibles, por otra parte. Con la misma metodología. Pues por eso, ¿por qué no damos el nombre de Juan Carlos I a nuestra plaza del Rey sin nombre, el Rey que son todos los reyes? Además en estos meses en que se va a producir una profunda transformación de este espacio privilegiado de la ciudad. No olvido que la actual alcaldía la ostenta un mujer del partido socialista y que por su ala izquierda podemizada le pueden dar so pretexto del tradicionalismo republicano del partido. Y qué, conviene que vayan comprendiendo algunos que se es alcalde de todos, de unos y de otros, de republicanos y monárquicos, católicos y no católicos, y así. Sería una forma de hacer Rey de Todos al que así quiso definirse en unos tiempos en donde todavía se estaba ganando y perdiendo una guerra civil. Plaza del Rey Juan Carlos I. Sería un acto de Justicia para una persona que se desvivió por la paz, el progreso, la libertad y la democracia de los españoles. Que deberíamos agradecer más allá de sus errores. Porque dedicó su vida al servicio de España y de los españoles con gran éxito.

Juan Carlos I, Rey de España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios