Análisis

José Joaquín León

El Plan B no funcionó

Con el estilo de juego de Cervera los futbolistas deben rendir siempre a tope

El Cádiz no tiene plantilla para disputar a tope dos partidos de competición a la semana. Esa sería la peor conclusión tras lo visto en Alcorcón. La mejor es que el 3-0, aunque es duro y escuece, llegó en circunstancias raras y muy adversas. Con un momento clave en el partido, que fue el gilipenalti cometido por Garrido. Debería servirles de escarmiento, para no romper partidos de un modo tan tonto, y además al filo del descanso. A lo que se sumó el arbitraje de Sagués, que fue de los que se le ve el plumero al señor colegiado en las jugadas dudosas, así como en el manejo de las tarjetas. No es el primero que padece el Cádiz en esta temporada. La conclusión es que las expectativas de estar en lo alto no se han perdido, pero se ven ahora con más realismo.

Es obvio que el Cádiz no va a ganar todos los partidos. También que esta temporada puede haber más diferencias entre la cabeza y la cola. Hay un equipo, el Almería, que empieza a asustar, después de la entrada de su jeque árabe rompiendo los límites salariales, para reforzar un equipo que parecía resignado a competir en la zona media. Sin embargo,se sabe que los jeques tienen sus momentos, y les puede dar la pájara, como ha sucedido en Málaga. El Cádiz iba a Alcorcón tras ganar al Girona, que es un gallito y ha perdido sus dos últimos partidos. La Liga Smartbank es larga y dura para todos.

Conviene tenerlo en cuenta. En Alcorcón apostó Álvaro Cervera por el plan B. Alineación como si fuera un partido de Copa o un amistoso. Dejó fuera a titulares como Cala, José Mari, Salvi, Perea y Álex Fernández, además de rotar al portero. Supongo que para darle una oportunidad verdadera a David Gil. Entraron Sergio Sánchez, Bodiger, Iván Alejo, Querol, el Choco Lozano y el canterano Javi Navarro, ninguno de los cuales hizo méritos para ser titular. Es preocupante lo del delantero centro. Hay que darle confianza a Lozano, que no ha tenido continuidad y para colmo fue expulsado. Recuperar al mejor Lozano (el de Tenerife y la primera vuelta con el Barcelona B) es fundamental.

En Alcorcón, antes del penalti, ya hubo algunos fallitos. El penalti de Garrido al filo del descanso fue decisivo. El 2-0 ya le dio la puntilla al equipo. Y el 3-0 fue un castigo duro. Por cierto que marcó dos veces Stoichkov (futbolista de San Roque, que despuntó en la Balona), como es habitual casi siempre que juega contra el Cádiz.

Al equipo no se le vio capacidad de reacción en la segunda parte. Teniendo en cuenta el calendario de tres partidos en ocho días (o de cuatro partidos en dos semanas), y visto lo visto, tiene Álvaro Cervera un trabajo complicado por delante. Aún más obstaculizado por las lesiones y las expulsiones. Lo más urgente para el Cádiz es no entrar en una racha negativa, como contraste a la positiva del gran arranque con las cinco victorias.

Con el estilo de juego de Cervera los futbolistas deben rendir siempre a tope. Salvi, por ejemplo, es una pieza clave, pero realiza un enorme esfuerzo de velocidad y resistencia en cada partido. Con un desgaste que necesita dosificar.

Por eso, entiendo que hiciera rotaciones. Aunque es lamentable que el Plan B ofreciera un rendimiento poco competitivo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios