Pepe Chaves y Manolo Griñán

A ver si se ha pensado usted que esto es una serie en plan 'Game of Cards'

No conozco a esos expresidentes autonómicos de los que usted me habla. ¿Cómo dice que se llaman? ¿Chaves? ¿Manolo? ¿Pepe? ¿Griñán? La primerísima vez que los oigo nombrar. Ah, ¿que además eran socialistas? ¿Pero de carnet? Me quedo anonadado. Siempre pensé que esto de los ERE eran cuatro golfos, pero además de los golfos golfos, los que en verdad son de derechas. No, disculpe, esto no va de la superioridad moral de la izquierda, ¿acaso yo voy de ser ahora de izquierdas? Lo normal es que hubieran sido del PP; los condenados siempre son del PP, ahí está la Gürtel. ¿Filesa? No sé de qué me habla. Eso era un tema de venta de sellos o algo así, ¿no? Está claro que esta ejecutiva nacional no tiene nada que ver con los que hace diez años hicieron algo que tampoco era para tanto, vamos, ni que se lo hubieran llevado calentito el parné de los parados para la buchaca. En el PSOE nadie ha pagado en negro las obras de reforma de nuestra sede. ¿Coca? ¿Putas? No sé de qué chófer ni chófer me está hablando. A ver si se ha pensado usted que esto es una serie de televisión en plan Game of Cards pero con acento de Triana. Eso han sido los jueces, que son unos exagerados; como la juez Alaya con su puta maletita, que no veas la hincha que nos tenía, porque Pepe y Manolo eran y son y serán grandes personas, honradas, honestas, que yo los pondría a administrar mi comunidad de propietarios con los ojos cerrados, vamos. Los han condenado por un fallo del sistema judicial, lo tengo clarísimo. Esto es una injusticia. Además está el principio del in dubio pro reo, ¿eh, compadre? Que la sentencia ésta no es firme aún y cabe recurso y por supuesto que Pepe Chaves y Manolo Griñán recurrirán. No, Antonio no sé. Gaspar y Magdalena, quizás. Oiga, que yo sé que se llaman Pepe y Manolo y Antonio y Gaspar y Magdalena porque usted me los ha nombrado antes, que yo nunca he ido a ninguna barbacoa en un chalet en Sanlúcar ni mi empresa se ha beneficiado de prejubilaciones con cargo a los fondos europeos ni perro que los baile. Pero son sumamente honrados, ¿me oye? Porque Pepe es muy culto y agradable y Manolo es un cabecilla histórico, aunque ya no sea afiliado ni ná. ¿Dónde va a parar?

No hay comparación posible entre buscar la paz social, como ha dicho Albertito Garzón, y pegar mangazos uno tras de otro de tu partido y las empresitas satélites. Ni que esto fuera Valencia o Madrid, oiga, que Sevilla tiene un color especial. O un calor. Da igual. Que no comparto el fallo condenatorio y casi que ni lo respeto. Ahora mismo voy a publicar un tuit en mi Facebook y un post en mi Twitter y voy a hacerme un selfie portando una foto de Pepe y Manolo vestido con mi camiseta de la campaña del PSOE de las municipales, que aún me entra. Lo tengo claro. Voy a decir lo que pienso. O lo que me han dicho que debo decir que pienso. Que Pepe y Manolo. Eso, honradez e injusticia. Quememos las carreteras hasta que los absuelvan.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios