Análisis

Carmen cebrián

Oportunidades y retos del Centro Histórico

Hoy nos dará su visión de futuro en 'Los Martes de la Academia' el alcalde de la ciudad

" A varias leguas de Jerez, al salir de una campiña desnuda y rocosa, el aspecto del país cambia de golpe. Una franja grande de azul oscuro se vislumbra en el horizonte. El convoy se detiene porque hemos llegado a orillas del Océano, a una pequeña ciudad muy bonita rodeada de naranjos y a los pies de la que se elevan algunas palmeras: es Puerto de Santa María /…/ Desde allí la vista es magnífica. /…/ Desde donde estamos, centelleante bajo los rayos del sol que se abate, parece salir del seno del mar, y flotar suspendida entre el azul del cielo y el de las aguas".

Con estas palabras, el viajero francés Eugene Poitou (1815-1880) describe nuestra ciudad. Esta relación, y otras muchas están recogidas en un libro imprescindible de nuestro académico don Juan Gómez Fernández titulado El Puerto en la visión de los viajeros ilustrados y románticos (Ediciones El Boletín, 2016).

Casi todos los viajeros de los siglos XVIII y XIX comentan con admiración las calles rectas, las casas y palacios, la limpieza y la calidez de la gente.

Pero también hablan de la decadencia económica que se percibe. No es reconfortante pensar que llevamos así siglos….

Y aunque no podemos vivir del pasado, sí tenemos la obligación de conservar y poner en valor nuestro patrimonio.

Se atribuye el término 'Ciudad de los Cien Palacios' al periodista José de las Cuevas (aunque mucho antes Hipólito Sancho ya la denominaba "ciudad de palacios"). En 1953, en un artículo para ABC comenta: "Se trata de una ciudad elegante; esto quiere decir, de una ciudad pulcra, limpia, con camisa blanca y recién desdoblada. Lo curioso es que la misma impresión han tenido todos los viajeros en todos los tiempos /…/ Otra impresión permanente es que el Puerto ha debido de ser siempre residencia de señores. /…/ Es una ciudad rica de antiguo /…/ Y naturalmente, los grandes señores levantaron grandes y holgadas casas. Así surge la espléndida colección de casas del Puerto, la mejor de toda Andalucía. Casa de don Juan de Araníbar, de los hermanos Vizarrón, de Reynoso de Mendoza, del conde de Cumbre Hermosa, de Imblusqueta, de Barrios y Borja, de Plantarrosa./…/

En verdad que si el turismo andaluz se cuidara, era preciso considerar al Puerto la ciudad de las bellas casas, como una típica ciudad del XVIII. Ciudad blanca, alhajada, sosegada; ciudad cuando Europa fue más Europa que en ningún otro siglo. Ciudad donde Andalucía ha filtrado a Europa y ha petrificado en urbe geométrica a través de la sal, la cal y la brisa /…".

¡Y de estas palabras hace 65 años! Parecen palabras proféticas: petrificada en sal, cal y brisa.

¿Y el futuro? Hoy nos dará su visión nuestro alcalde, David de la Encina. Un reto importante. Sin olvidar nuestro pasado, es momento de afrontar, de una vez por todas, qué ciudad queremos ser.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios