Análisis

Enrique Montiel

Novedades

El Covid no puede impedir que lo que nuestra ciudad ha sido siempre lo siga siendo

Antonio Bocanegra ha vuelto a ser elegido finalista del Premio Mundial de Poesía 'Fernando Rielo', con un poemario titulado Estos días sin alba; Rafael Duarte trabaja en su nuevo libro de poemas, creo que se llama Fin como nombre provisional; Juan Mena presentó no hace mucho su novela Vete a Madrid, que es un episodio de su vida sobre el que ha hablado toda su vida, la opción de irse a Madrid porque allí estaba todo, no sólo para la política, también para el cante flamenco y la canción, y la Literatura. Provincia versus Madrid era la dialéctica de muchos durante todo el franquismo. Yo mismo, casualidad que no suele darse, habré publicado dos libros en este tramo final del año pandémico que estamos soportando con mucho estoicismo. A finales del verano se editó Próxima estación, el tercer libro de una personal odisea poética y, pienso que antes de que finalice el año, se pondrán en las librerías La fábrica de la luz, tercer libro de relatos, que es un género que he cultivado desde mis inicios como escritor. No acaban aquí las novedades, José Carlos Fernández Moreno ha dado a Ediciones Mayi su novela El pan de mis hijos y el pintor Juan Antonio Lobato ha colgado en GH 40 sus dos últimas colecciones, Sensaciones y Playas, sorpresa y talento inagotables. Y el gran Antonio Mota también ha trabajado en una colección de esculturas que Andalucía ha podido ver a través de Canal Sur. Es una muestra de esta ciudad creativa, seguro que otros han puesto en los escaparates de las librerías sus libros, han compuesto sus músicas, han pintado, esculpido, investigado. La pandemia no ha sido un motivo de desesperación sino de recogimiento, de creatividad, de ilusión. Montiel de Arnáiz tiene una novela inédita ya terminada, Rafael Duarte puede que componga Maitinalia, a la que le auguro un gran éxito, son ordenados sus artículos de este Diario; una productora anda detrás de la novela de un cañaílla para llevarla al cine… No sé, el Covid19 obstaculiza, retrasa, fastidia, pero no puede impedir que lo que nuestra ciudad ha sido siempre, lo siga siendo. Y así andamos, esperando el definitivo gambito de caballo que inaugure el nuevo Ayuntamiento para dejar instalaciones a la Real Academia de San Romualdo, que es un verdadero bastión cultural, siempre en precario. Y tengamos esa nueva normalidad de la que hablan los expertos en marketing político. Porque hay mucho que ultimar y emprender, y coronar. La ciudad no se ha parado, por eso las novedades de las que hablo. Ni debe pararse, saldremos maltrechos y más pobres, pero deberemos doblar las ilusiones y las esperanzas. Mucho más en las fechas que se acercan.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios