Cuando se pasa y vive una situación socio económica como la actual es evidente que algo cambia. La misma afectó no solo a España, por lo que no es cuestión de juzgar o buscar culpables, y cada país adopto las medidas que consideró oportunas. Los ocurrido, por lo excepcional del caso debe tratarse como un hecho aislado, que indudablemente, afectará a nuestros hábitos y costumbres.

En nuestra ciudad, la incidencia ha sido más mediática que real, pero afectándonos de igual manera a todos. Ello al final nos conduce a que, pasado el peligro, ya sea real o potencial, volvemos a la normalidad. Volver a una nueva normalidad carece de sentido. La normalidad evoluciona, se adapta, y no es ni nueva ni vieja, es simplemente normalidad.

En nuestra ciudad volveremos a la normalidad, iremos olvidando lo ocurrido, y cambiaremos algunos hábitos, como siempre ha sido. Hoy día es impensable contar con casetas en La Puntilla, y que no existan no es una nueva normalidad. La peatonalización fruto de una vida más sana, no es nueva normalidad, y lo que vivamos a partir de ahora, no será nueva normalidad, será simple y llanamente normalidad, adaptada a los nuevos tiempos, como siempre ha sido.

Volveremos a los bares, a pedir por encima de la cabeza del que ocupa la barra, volveremos a estar codo con codo con un desconocido tomando una cerveza. Los domingos de playa estaremos juntando picos de toallas, y volveremos a vivir una Feria masificada paseando por el Real. Volverán los conciertos, y saltaremos juntos unos y otros. Las mascarillas desaparecerán, y al final, la normalidad se hará dueña de toda la ciudadanía.

Imponernos una nueva normalidad no es normalidad, creer que no seremos los mismos, una ilusión, y al final las imposiciones y el sacrificio habrán valido la pena, no habremos vencido, porque a la naturaleza no se le puede vencer, simplemente sabremos como adaptarnos a ella, como siempre ha sido, y la experiencia vivida nos abra enseñado a enfrentarnos a situaciones excepcionales, de las que se sale, en la que algunos pierden, en la que el duro golpe nos hará reflexionar, siendo simplemente un camino duro, hacia la normalidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios