Modos de contar

El nuevo ayuntamiento es una metáfora de lo que debería ser la España actual

Viene ahora, algunos esperan el dato. Los socialistas cosecharon más de 15.000 votos en las elecciones últimas. ¿Qué ocurriría si en las municipales de finales de mes la candidatura de Patricia Cavada obtuviera, por poner un ejemplo, 18.000 votos? ¿Y si fueran 11.000 votos? Las cuentas, por alzada y bajada, pueden aplicarse a todos. Loaiza mismo. Parecería evidente que podría hablarse de plus personal o de partido. Interesante modo de ajustar cuentas, de modos de contar. En toda elección se ventilan más cuestiones de las que parecen a simple vista. Vamos, no se trata tanto de elegir un alcalde, se trata en definitiva del voto cercano, personal. Y por eso se dan cosas tan curiosas como la de los apodos de la ciudad de Cádiz. Kichi es un apodo consolidado frente a Fran y Juancho, al parecer de la Junta Electoral. Así Kichi se pondrá detrás del nombre y apellidos del candidato de Unidas Podemos o como se llame en la capital la candidatura comunista radical. En nuestra ciudad se daría sólo un caso, que yo sepa. Gonzalo, Loaiza, Patricia, la de Ciudadanos, Zambrano y Ernesto van por derecho, sin aditamento alguno. Curioso que sean tantos los que aspiran a sentarse en el hemiciclo del nuevo Ayuntamiento. Me queda la duda de si ese entorno mejorará la política local, digo el estupendo hemiciclo en donde los concejales se mirarán a la cara cuando se hablen. Todo en esa casa consistorial flamante que termina Francisco Márquez debería mejorar el trabajo que dentro se realice. Especialmente la propia administración pública, lo digo porque recuerdo el ayuntamiento de los años setenta, los funcionarios de los años 70 que venían de los sesenta y de antes. Será otro mundo el espacio laboral, será lo que debería ser España, el nuevo ayuntamiento es una metáfora de lo que debería ser la España actual: se conserva y refuerza lo que tiene valor artístico e histórico real y lo que se caía a pedazos se ha convertido en un espacio de modernidad e inteligencia.

Te hablaba de los modos de contar porque ciertamente las cuentas son una expresión de la política democrática: se cuentan los votos, se cuentan las cuentas en un ejercicio obligado de transparencia, que eso es democracia, la luz frente a la oscuridad, la ausencia de secretos y la promesa o juramente de acatar las leyes de la Democracia.

Ya queda menos, para contar todo lo contable. Luego se empezará un curso de gran interés. La ciudad necesita de mucho diálogo, de mucha negociación y de acuerdos que nos pongan en el mapa. Hay que afrontar el juicio del robo de la Caja Municipal, montarse en el tranvía y todo lo que estás pensando y que no debemos renunciar a ello.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios