El Íbex 35 logró retener ayer la cota de los 8.800 puntos, con un avance del 0,21% en la sesión, aunque a lo largo del mes de agosto ha registrado una caída del 1,76%.

En concreto, cerró en los 8.812,9 puntos. Tras varias semanas de alta volatilidad, llegando a marcar este mes mínimos anuales, el Íbex 35 ha remontado en la última semana un 1,89%.

Ayer se conoció que la tasa de inflación interanual de la zona euro se ha situado en agosto en el 1%, igual que el mes anterior, cuando había caído a su nivel más bajo desde 2016, lo que deja vía libre al anuncio de nuevas medidas de estímulo al Banco Central Europeo (BCE) en su reunión del próximo 12 de septiembre.

Uno de los catalizadores negativos para las bolsas en los últimos meses ha sido la guerra comercial entre Estados Unidos de China. Los mercados se han relajado en las últimas jornadas después de que el Gobierno nipón mostrase su voluntad de resolver las diferencias entre ambos países mediante el diálogo y alejase el temor a nuevas represalias chinas al endurecimiento de las medidas proteccionistas que EEUU implementará a partir de mañana.

La incertidumbre ha venido marcada por el Brexit y la crisis de gobierno en Italia. La posibilidad de una salida abrupta de Reino Unido de la UE parece haber impactado de manera más residual de la que se podía esperar.

Mientras, en Italia, el M5S y PD han logrado cerrar un acuerdo para gobernar el país, por el cual Giuseppe Conte se mantendrá como primer ministro y no habrá elecciones anticipadas.

A excepción de la Bolsa de Milán, que cedió un 0,33%, el resto de plazas europeas subieron: 0,32% en Londres, 0,85% en Fráncfort y del 0,56% en París.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios