Análisis

josé Guerrero 'Yuyu'

Maneras de vivir

En Cádiz se admira a la gente que se gana la vida con el fútbol, con los chapús, con la venta de lotería clandestina e incluso se puede a llegar a tener cierta condescendencia con aquel gaditano que atraca un banco, porque er chavá se tiene que buscar la vida. Eso sí, no se le ocurra a usted decir que se gana la vida con el carnaval, porque entonces se convierte en un pesetero, un paria que se aprovecha de la fiesta del pueblo para llenarse los bolsillos. Pero maticemos, porque del carnaval puede vivir el que hace los forillos, los que hacen los tipos, los maquilladores, etc, etc, pero jamás el que canta. Eso es como si en el fútbol pudiera ganar dinero todo el mundo menos los jugadores. Surrealista, ¿no?. Pues así son algunos en Cádiz. Viene todo esto a colación porque me alegra que gente como El Selu admita abiertamente, y sin ningún tipo de complejo, vivir del carnaval. A mí me parece cojonudo que cada uno viva de lo que mejor sabe hacer, y si eso es hacer carnaval pues maravilloso. En Cádiz, tan chauvinista para otras cosas, deberíamos empezar a sentirnos orgullosos de que haya gente viviendo de su arte, pero en cambio le seguimos el juego a los que nos tiran por tierra diciendo que solo pensamos en fiestas y jolgorios. Y la gente se suele olvidar que hasta en la más grande de las fiestas hay gente trabajando y ganándose la vida con ella. El termino "carnavalero" se usa despectivamente de Cortadura para afuera. Se ataca al alcalde por el hecho de haber sido comparsista, como si fuera un chufla por ello, y usted puede (o no) coincidir en sus ideas políticas, pero nadie es ni mejor o peor que nadie por salir en carnaval. Y aquí en Cádiz, en vez de luchar contra esa percepción, la secundamos pensando que el que vive de carnaval es un flojo o un vividor. Una pena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios