Con impotencia el mundo está contemplando la brutal represión del ejército birmano contra la población de ese país, que protesta por el golpe de estado militar del pasado 1 de febrero. Son cientos los muertos y miles los heridos y detenidos en las manifestaciones que reclaman la restauración de la democracia. Ni las protestas internas ni la condena internacional detienen a los golpistas en su deseo de retener el poder y apartar del mismo a quienes ganaron las recientes elecciones, con el 83 % de los escaños. Entre las imágenes que nos llegan de Myanmar, nombre actual del país, me ha llamado la atención una en la que un grupo de monjas católicas, con sus hábitos, están arrodilladas delante de los militares, pidiéndoles que cese la represión. Una de ellas, la hermana Ann Rose Nu Twang, les suplicó: "No disparen a los niños. Mátenme a mí".

Ojala termine pronto ese infierno. Ojalá acaben también otros conflictos, como el de Siria, que tanto dolor y muerte lleva años produciendo.

Por desgracia parece que nosotros, ciudadanos y ciudadanas de a pie no podemos hacer nada más que expresar ese piadoso deseo y, si somos creyentes, rezar. Ya es algo, pero tal vez podamos hacer algo más.

Muchos fueron los Gobernadores que tuvo Cuba mientras formó parte de España. Pocos de entre ellos han pasado a la Historia con un balance positivo. La mayor parte han quedado como ineficaces o ambiciosos. Hay uno que siempre es citado con especial respeto: Don Luis de las Casas, que durante los años 1790-1796 fue la máxima autoridad española en Cuba. "Día de luto para la Isla" fue considerado el día en que regresó a España. Y lo hizo pobre: no había aprovechado el poder para imponer sus ideas o enriquecerse, sino para servir. Murió casi en la indigencia.

Elegir cómo queremos vivir sí que depende, en gran medida, de nosotros. De cómo hayamos vivido dependerá el cómo vayamos a ser recordados. Nadie está condenado a ser un represor, o a no ser honrado. Eso se elige. O se rechaza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios