Balas de plata

Listos de espera

Esa joya de la corona tiene un número real de pacientes en espera de 843.537 individuos

Mi amigo M. lleva cuatro meses esperando una intervención quirúrgica en el Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz. No es algo grave ni peligra su vida; no corre riesgos ni su situación es preocupante: simplemente quiere que le hagan la vasectomía. Considera que con sus dos hijos ya ha cumplido sobradamente con la patria y quiere evitar que se le cuele otro por sorpresa, algo que su ya mermada economía no podría sobrellevar con solvencia. Cuatro meses lleva M. esperando fecha, pese a que le dijeron que lo operarían a principios de enero. La cuestión es que ni siquiera lo han avisado para la prueba de la anestesia. Él se lo toma con filosofía (su esposa es la que se impacienta). Me dice que ya lo llamarán, y que, mientras, está teniendo sumo cuidado porque "antes de llover, chispea".

Ayer despertamos con la denuncia que la Junta de Andalucía 2.0 (llamémosla así) ha realizado por boca de su consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, quien desveló que un diez por ciento de los andaluces está en una lista de espera y que hay casi 550.000 personas esperando una operación, una prueba diagnóstica o una cita con el especialista. Más de medio millón de votantes que el gobierno de Susana Díaz no había incluido en sus estadísticas.

Ya sabemos que los políticos nos mienten y dan coba, pero esto clama al cielo. Esa joya de la corona que era la sanidad andaluza -ya saben, "mis hospitales, mis médicos", etcétera- tiene un número real de pacientes en espera de 843.537 individuos, excluyendo a mi amigo M., que en verdad es paciente por antonomasia y le da un poco hasta lo mismo. El portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, aclara que se ha mentido a los andaluces que esperan para una operación. Por otro lado, Aguirre ha dicho que los días de espera de los andaluces se han duplicado respecto al mes de junio'18, subiendo a 208 días, mientras que la lista de espera para acudir al especialista se ha triplicado, subiendo a 176.

Mi amigo M., como ya les digo, lleva ya más de 120 noches de espera, y lo soporta, pero su mujer está que se sube por las paredes con estas últimas noticias. Encima, resulta que una de las especialidades con más atraso es la de urología. Ella, que siempre ha sido votante del PSOE y defensora a ultranza de la sanidad pública, está que trina. Sufre en sus propias carnes (nunca mejor dicho) las medias verdades de cuatro listos de espera. Y puestos a esperar, esperemos que Moreno Bonilla se ponga las pilas y que mi amigo M. pueda esterilizarse con prontitud porque la vida te cambia en un suspiro, modifica tus prioridades a gran velocidad: hoy tiene M. una parejita, mañana se puede convertir en alcalde y pasado quizá se encuentre, a sus cuarenta y pico años, cambiándole los pañales a una chiquilla bella como la aurora y boreal como la vida misma.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios