Análisis

CARLOS BENJUMEDA

Licencia para el optimismo

Después de varios meses en que la actividad ha estado bastante parada a nivel municipal, en los últimos días se han recibido noticias de importantes inversiones para El Puerto. Se trata de inversiones que en su mayor parte servirán para completar equipamientos que estaban sin finalizar, como el Hospital de Mujeres de la Divina Providencia, conocido popularmente como El Hospitalito. Las inversiones, además, son en su mayor parte para proyectos culturales, que implican a su vez movimiento económico en otros sectores, como la construcción, completando iniciativas que se arrastran desde hace años y que serán beneficiosas y de utilidad pública para los ciudadanos.

En el caso del Hospitalito, las obras de adaptación del monumento, donde se ubicará el futuro Museo de la Ciudad, comenzaron hace años, con el arreglo de la primera planta y la construcción de un auditorio en la antigua iglesia. En diciembre de 2018 se adjudicó la reforma de la primera planta y la construcción de servicios y ascensor, con cargo a los fondos Edusi, mientras anteayer se supo que el Ayuntamiento ha obtenido el 1,5% cultural para terminar la obra completa del edificio.

Con ello, se conseguirá relanzar esta zona deprimida del Barrio Alto, dejando libre la sede del museo de la calle Pagador, donde se podrá ampliar la Academia de Bellas Artes, cumpliendo un doble objetivo: conseguir la mejora social en un ámbito urbano declarado de actuación preferente y por otra parte potenciar la cultura, uno de los grandes valores de El Puerto.

Otro de los proyectos que se han aprobado, dentro de la Iniciativa Territorial Integrada (ITI), es la construcción del Centro de Interpretación de Cargadores a Indias en el Palacio de Araníbar, que pondrá en valor una de las señas de El Puerto; su etapa como ciudad mercantil y comercial vinculada al comercio con América.

Tiene visos de aprobarse también el proyecto Ciudad Amable, que consiste en reformar las calles y facilitar el tránsito peatonal entre la zona de La Bajamar, las bodegas de Campo de Guía y el centro urbano. Son proyectos que invitan al optimismo y que ponen de relieve que la cultura y el turismo siguen teniendo un gran potencial para generar riqueza y empleo en El Puerto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios