Letras

Y el pensamiento dominante de la ciudad: en el conformarse está la felicidad

José Loaiza acaba de apuntarse un punto, ha logrado un “triunfo político”. Obligando a Patricia Cavada a quitar las letras que puso en donde estuvieron los azulejos del Corazón de Jesús. Se lo apuntará VOX, evidentemente. Las letras eran lo de menos, lo importante fue siempre lo del Corazón de Jesús. Y por esa senda, las zancadas de los más conservadores llegan más lejos. La fiesta la hemos pagado los contribuyentes: 20.ooo euros parece ser la cifra. ¿Te molestaban a ti las letras? ¿Estuviste de acuerdo con la retirada de los azulejos de la fachada? A estas preguntas se le dará respuesta en las próximas elecciones. Otras letras no se reponen, eso no. Ni durante los cuatro años del gobierno de Loaiza con los andalucistas, ni los cuatro años de los socialistas con los andalucistas. ¿Factor común? Los que alteraron el monumento convirtiendo a los muertos por la Patria en África en los muertos de San Fernando, nuestro amigo Enrique Rioja ha puesto las fotos de antes del “retoque” andalucista en una red social. Por si alguien no sabía cómo. Esta es la política gallinácea a la que nos quieren acostumbrar. Ya digo, para que se lo coma VOX.

Un poco es como lo de la Biblioteca del Almirante Lobo. ¿Qué es lo importante? ¿Los muebles, los libros? No ha llegado a más este asunto, también gallináceo. He visto la Biblioteca del Ayuntamiento restaurado. Muebles de este tiempo, sólidos y que protegen los libros, que es el bien a proteger.

Intento recordar otras oposiciones a cosas y no recuerdo, la verdad. Por ejemplo el que le robaran al Parque el pedazo que le robaron para construir un pabellón polideportivo. Un parque no es un parque, es esto que ahora es. ¿Hubo manifestaciones? ¿Cartas al Director? ¿Se amarraron los vecinos a los árboles? Qué envidia de otras ciudades que han mirado por sus parques y sus árboles y sus centros históricos. Para qué nombrarlas. Aquí ha funcionado el conformismo las más de las veces. Y el pensamiento dominante de la ciudad: en el conformarse está la felicidad.

Es que a la Isla le han caído las cosas del cielo, más o menos. Como el cuadro de Ferrer-Dalmau, el mismo Museo Naval. El Museo Camarón también. Con dinero europeo aunque la ciudad se ha rascado el bolsillo, esta vez. A ver si le cae del cielo de Marruecos la lluvia de millones que se llevaron de la Caja Municipal y que esperamos desde hace 12 años, porque dicen que se fueron al Reino Alauí.

De victoria en victoria hasta la derrota final, o sea. Que llegue VOX y mande parar.

Miro el andamiaje que está todavía levantado para quitar las Casas Consistoriales de acero. Veinte mil euros os contemplan. Letras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios