Hay que reconocerlo. No hay más remedio. Cuando nuestro alcalde se pone estupendo, no hay quién lo supere. Un fenómeno.

El otro día, con motivo de la gran final del Concurso de Agrupaciones, se vino arriba. No sé si fue debido al disfraz de María Romay o al de Dorado, pero el hecho es que nuestro Kichi cayó en los topicazos de siempre.

Dijo el alcalde, sin cortarse un pelo, que el Carnaval de Cádiz es la fiesta de la Libertad y de la democracia . Ya lanzado añadió nuestra primera autoridad que el humor debe ser ascendente y transversal. ¡Qué bárbaro! Ahí queda eso. Para los anales de la ciudad.

De los topicazos también debió contagiarse el actor Imanol Arias, que para agradecer la invitación a la gran final dijo que el talento y el ingenio que hay en Cádiz es único. Y por si fuera poco añadió que saber de Carnaval y ser de Cádiz es un privilegio que poca gente tiene. Y lo dijo sin cortarse, como buen actor.

A mí, ¿qué quieren ustedes que les diga? Todos estos piropos me parecen la otra cara de la moneda que utilizó recientemente el empresario de Córdoba cuando nos llamó flojos. Topicazos.

En Cádiz hay vagos e ingeniosos como los hay en Sevilla, Toledo o San Sadurní de Noya. Pero un alcalde debería procurar no caer en esos tópicos propios de épocas pasadas.

Kichi mío. Kichi de mis carnes. Déjate de tópicos. Deja el Carnaval y los disfraces y trae trabajo para el Dique.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios