E L otro día, un colega sueco me invitó a enviarle un artículo de opinión para una conocida revista de su país sobre lo que está ocurriendo en España. Un artículo serio, con lo difícil que es eso. Me dijo cuántos caracteres necesitaba, preguntó por la familia y poco más. Acepté el reto, sí, sin pensar que podría perder amistades, yo, que soy alérgico al polvo.

Estresado, respiré profundamente tres veces, activé algún chakra y comencé a teclear como un poseso. Las primeras líneas narraban las detenciones masivas de esos hosteleros que defraudan a la seguridad social con tal descaro que incluso amenazan a sus trabajadores si abren la boca. De ahí, salté a las cargas policiales que se suceden aquí, cada vez con mayor contundencia, contra los banqueros que se saltan la ley, robando y apropiándose multimillonariamente de dinero público para salvar sus culetes ineptos. Y luego, en el siguiente párrafo, describí las manifestaciones pacíficas que alientan a las fuerzas de seguridad a acabar con los que falsean la declaración de la renta año tras año; ésos que, aunque parezca que hacen algo legítimo, lo que están provocando es una fractura del sistema. Tras un punto y aparte misterioso, relaté cómo tiraban por las escaleras, de forma proporcionada, a unos políticos muy valientes que se sentaban y resistían a cara de perro defendiendo a unas personas que tras ellos, votaban cosas ilegales.

Una vez terminado, lo releí todo, tirité y comprendí que debía decirle a mi colega sueco que me rendía, que esto no es lo mío, que yo sólo escribo artículos municipalistas, o provincianos como mucho. Pero me dije, "qué demonios, por qué no, si me lo van a traducir al sueco y la gente aquí sólo pillará palabras como Katalonien, Spanien o Rajoy en un contexto indescifrable". En realidad, no me dije "qué demonios", porque es una expresión que nunca uso, pero quedaba bien abriendo el entrecomillado. El caso es que le di a eliminar y empecé de nuevo, ahora, hablando de banderas y muros transparentes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios