Análisis

Paco Perea

Periodista

Invitación al optimismo

Los dos triunfos seguidos y, sobre todo, el magnífico juego desplegado en la primera parte del encuentro contra el Reus, sitúan al Cádiz en la cima del optimismo. Bien es verdad que queda mucha competición por delante, pero los primeros cuarenta y cinco minutos desplegados frente al equipo catalán fueron maravillosos. Así, sí. Sobre todo porque quedó patente que al equipo no le quema el balón en los pies. Es más, con su posesión los amarillos se muestran más cómodos y encaran el juego con mayor confianza. Ya sé que de cara a puerta la cosa se complica, aunque el uno/cero resultó engañoso ya que, como demostró la televisión, el segundo debió subir al marcador puesto que el balón traspasó con holgura la línea de meta. Craso erro del árbitro y del juez de línea al no dar validez a ese tanto. Pero, bueno, lo importante es que se ganó y que el equipo de Álvaro Cervera ofreció un bello espectáculo en la primera parte. En este tiempo el cuadro cadista evidenció un buen manejo de la pelota y se hizo merecedor de un marcador más abultado. En este tiempo el Cádiz fue un equipo competitivo que con el balón a sus pies desarrolló un juego brillante, que invita al optimismo. Ahora toca un difícil calendario hasta llegar a la Navidad. Tres partidos fuera (Sporting de Gijón, Real Zaragoza y Tenerife) y otros tantos en casa (Valladolid, Albacete y Barcelona B). Queda, por consiguiente, un maratón duro de roer hasta el 21 de diciembre (jueves), por lo que convendría no bajar la guardia ni confiarse por los dos triunfos seguidos (en Almería y en casa ante el Reus) , seis puntos que dan un alivio en la clasificación. En consecuencia resultaría muy importante sacar algún punto en al próximo desplazamiento a El Molinón, donde aguarda un Sporting de Gijón en horas altas. ¡Ojo al dato!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios