He conocido a unos cuantos... Gente peligrosa, gente que suele salir indemne a pesar de que la culpa le chorrea hasta los codos en caudal injustamente invisible. Gente taimada, los instigadores. Se ríen en las fotos, te estrechan las manos de esa manera que a los desconfiados nos eriza el vello de la nuca, como ahogando tu mano en las suyas, como haciendo un emparedado de piel y mentira que no tardan en triturar en una sacudida. Los instigadores saben decir qué en el lugar justo y delante de los oídos adecuados. Los instigadores son los que ponen a calentar la olla toda vez reunida la exacta cantidad de agua y materia prima para hacer saltar el puchero por los aires. Los instigadores son los que afilan los cuchillos dejándolos al alcance de los niños. Los instigadores se lavan las manos y se planchan sus trajes, que ya serán otros los que se rasguen por ellos las vestiduras. O las banderas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios