Análisis

alberto cremades Delegado territorial de Empleo

Gracias por tanto y tan buen servicio público

"Me siento orgulloso de pertenecer a un equipo que demuestra que hay grandes profesionales"

Tras el terremoto viene el tsunami. Estamos sufriendo el terremoto del COVID-19, que nos afecta a todos y a todas, que a todos y a todas nos exige. Como delegado territorial de las Consejerías de Empleo y de Economía en la provincia de Cádiz, toca enfrentar el tsunami de las consecuencias económicas que la presente crisis sanitaria ya está produciendo.

Por suerte, mis dos Consejerías han reaccionado con rapidez, con mucha inteligencia y aún más trabajo, procurando adelantarnos en lo posible a los efectos del COVID-19, adaptándonos continuamente a los Reales Decretos del Gobierno central. Por ello, quiero agradecer el ingente trabajo realizado y que se sigue realizando desde los servicios centrales, liderados por los equipos directivos de ambas Consejerías.

El fruto de este trabajo hay que concretarlo en las medidas que afectan directamente a los ciudadanos y las ciudadanas; y esto lo vienen desempeñando los equipos que, en cada Delegación Territorial, se han reorganizado para solventar y superar esta nueva situación. Quiero centrarme, en particular, en el ingente trabajo que se está realizando con los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES): en Cádiz tenemos a un equipo de un centenar de personas resolviendo los miles de expedientes de este tipo que nos han llegado en estas últimas semanas, y así poder minimizar los efectos que sufren empresas, trabajadores y autónomos.

Creo de justicia reconocer a los profesionales implicados en esta tarea, en especial a la Secretaría General de Empleo de la Delegación y, sobre todo, al jefe del Servicio de Administración Laboral, cuya profesionalidad, implicación, vocación de servicio público y saber hacer están dando como fruto una alta resolución de expedientes. De hecho, tanto este jefe de servicio como nuestra secretaria general de Empleo están coordinando un dispositivo de empleados públicos procedentes no sólo de Administración Laboral -el competente en materia de ERTES-, sino también de otros departamentos de la Delegación como Formación, Economía Social y Autónomos, Comercio, Cooperación Económica y Desarrollo Tecnológico, Atención al Ciudadano, Prevención Riesgos Laborales, SERCLA, SAE, las Secretarías…

En resumen: el objetivo prioritario en estos momentos para toda nuestra Delegación es la tramitación de estos expedientes. Soy consciente de que no es fácil, y con las circunstancias actuales, menos. Vaya mi felicitación pública a todas estas personas.

Tampoco me quiero olvidar de los trabajadores y trabajadoras del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), otro de los principales campos de la batalla que nos ha tocado librar -en términos laborales y económicos- contra el bicho. Desde un primer momento, el SAE desarrolló un impulso titánico por adaptar todos sus procedimientos y servicios a modalidades no presenciales, como las vías telemática o telefónica.

No puedo dejar de mencionar al jefe del Servicio de Atención al Ciudadano; a la Secretaría General de Economía de la Delegación; en definitiva: a todos los trabajadores y trabajadoras que tengo que la suerte de coordinar y de los que, me consta, su compromiso con su puesto de trabajo estos días se traduce en el desempeño de sus tareas, por exigencias del guión, sin horarios y desde casa, y su deseo de ofrecer lo mejor de ellos mismos, de ellas mismas, a toda la ciudadanía en unos momentos en los que tanto se necesita. Sentiros aludidos todos y cada uno de vosotros. Es más: en esta lista de gratitud y reconocimientos, quiero mencionar incluso a personal de otras Delegaciones que se ha ofrecido a echarnos una mano durante este complejo periodo.

Me siento orgulloso de pertenecer a un equipo que, a lo largo de todo su organigrama, demuestra continuamente que en Andalucía hay grandísimas personas y grandísimos profesionales: si me permiten la expresión, profesionales para quitarse el sombrero. Que sabemos que nuestro futuro lo construimos a diario entre todos y entre todas. De esta salimos, juntos y unidos. Cada día es un día menos para que pueda trasladaros, personalmente, mi enorme agradecimiento por tanto y tan buen servicio público.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios